Biología

Inicio Zoología Los mejillones

Los mejillones

Publicado por Ramón Contreras

Los mejillones o choros como se conocen en algunas regiones de América del Sur son uno de los moluscos que son consumidos con más frecuencia por el hombre. En todo el mundo su consumo es muy antiguo, se han encontrado indicios que los primeros pobladores humanos tanto del viejo, como de nuevo Mundo ya capturaban este animal para su consumo y para utilizar sus conchas como adornos.

Las colonias de mejillones están compuestas por muchísimos individuos.

Las colonias de mejillones están compuestas por muchísimos individuos.

Filogenia e historia evolutiva: todos los mejillones se engloban en la familia taxonómica Mytilidae, que comprende a su vez unos 30 géneros. Se han catalogado un número superior a algunos cientos de especies distribuidos entre esos géneros, algunos de los cuales incluyen una única especie. El género tipo de esta familia y el que fue descrito por Linneo, por lo que es el primero, es Mytilus, que comprende al mejillón mediterráneo (M. galloprovincialis) el de mayor consumo en España, el californiano (M. californianus), el chileno (M. chilensis), el tonto (M. trossulus) y el atlántico o azul o mejillón común (M. edulis), que es el de mayor consumo mundial. La Familia Mytiidae es la familia tipo del Orden Mytiloida, de la Clase Bivalvia, dentro del Filo Mollusca.

Descripción: los mitílidos son moluscos bivalvos, es decir, su cuerpo está protegido por dos valvas unidas por una bisagra. Estas se abren mediante el músculo abductor del mejillón. Puedes saber más sobre su concha en el artículo que le dedicamos aquí . Los mejillones son animales gregarios que viven fijados al sustrato. Las colonias pueden llegar a tener unos mil individuos por metro cuadrado. Para fijarse utilizan una sustancia viscosa, el biso, que se endurece en contacto con el agua. Se alimentan por filtración del agua que pasa entre sus filamentos branquiales (también llamados barbas). Además del ser humano los depredadores de los mejillones son otros moluscos, como pulpos o equinodermos como la estrellas de mar capaces de romper su concha.

La larva del mejillón es plactónica y se adhiere a la roca. Cuando alcanza los 3 cm de longitud, alrededor de ocho meses desde que se fijaron en la roca, se vuelven sexualmente activos. Los mejillones son ovíparos. Las hembras lanzan al mar más de 10 millones de huevos a finales de primavera o principios del verano que fecundarán los machos de su colonia.

Distribución y hábitat: se pueden encontrar especies de mejillones por todo el mundo. Son más frecuentes en la zona intermareal de mares, aunque hay mejillones en ríos así como en los cascos de embarcaciones. A pesar de ser acuáticos pueden pasar varios días fuera del agua (tiempo durante el cual no comen). Los mejillones crecen en aguas limpias y preferentemente templadas sobre sustratos rocosos.

Interacción con el ser humano: Los mejillones se cultivan en granjas marinas para el consumo humano, así como se recogen de las colonias que crean cerca de la costa. Al ser un animal sensible a la contaminación del agua, puesto que tienen a acumular los metales pesados que se filtran son una de las especies marinas que se emplea como bioindicador de aguas no contaminadas. Dos especies de mejillón se encuentran en la lista de las 100 especies más invasoras de la UICN. El mejillón mediterráneo, que desplaza al atlántico en la costa norte de España y de África (nuestro artículo sobre él, aquí próximamente). El otro invasor es el mejillón cebra, originario del Mar Caspio y el mar negro que se instala en aguas dulces de América y Europa del norte donde desplaza a los bivalvos autóctonos debido a su enorme capacidad de reproducción (puedes leer el artículo que le dedicamos aquí próximamente).

Categorías: Zoología

2 comentarios para “Los mejillones”