Biología

Inicio Zoología Los mastodontes, los primos lejanos de mamuts y elefantes

Los mastodontes, los primos lejanos de mamuts y elefantes

Publicado por Ramón Contreras

Los mastodontes son un grupo extinto de mamíferos de gran porte relacionados con los elefantes actuales y los mamut, también extintos. De hecho, cuentan con gran cantidad de características similares a estos últimos como la proboscide o trompa y el pelo por lo que en ocasiones se les confunde. Sin embargo, mientras que los mamuts forman parte un género con unas pocas especies, se considera que los mastodontes estaban incluidos en una familia taxonómica única y diferente a la de sus primos cercanos.

Filogenia e historia evolutiva: se conoce con el nombre común de mastodontes a toas las especies de la Familia taxonómica Mammutidae -motivo por el que se les confunde comúnmente con los mamuts que son el género Mammuthus, de la Familia Elephantidae-. Este grupo incluye 5 géneros diferentes que recogen alrededor de docena y media de especies. Uno de los problemas para determinarlas es que de algunas de ellas solo se tienen restos parciales de uno o unos pocos individuos. En cualquier caso, todos ellos pertenecen al Orden Proboscidea, al que también se adhieren los elefantes y los mamuts y otra gran cantidad de grandes mamíferos con trompa, todos ellos extintos. Finalmente, todos ellos se clasifican en la clase Mammalia, del Filo Chordata, del Reino Animalia.

Descripción física: Los mastodones tenían una silueta muy similar a la de los elefantes y mamuts. Cuatro grandes patas en columna que soportaban un cuerpo descomunal -se calcula que podía haber individuos que pesasen 6 toneladas- que podía llegar hasta los 4 metros de altura en casos excepcionales -por lo que en general eran más pequeños que los mamuts que sí sobrepasaban esa altura-. Su cuerpo estaba recubierto de pelo grueso y aunque cuentan con unas orejas pequeñas tienen unos colmillos más largos que los de elefantes actuales. La trompa característica de todo el grupo de Proboscidea era prensil y ayudaba a llevar el alimento a la boca. Se cree que empleaba sus grandes colmillos para la defensa pero también para mover troncos caídos y desenterrar raíces, como hacen sus parientes vivos en la actualidad. Se pueden diferenciar de los mamuts por su pelaje, no tan denso, la ausencia de la joroba en los mastodontes. La dentición y el tipo de dieta también ayuda a diferenciarlos, puesto que el mastodonte tiene unos dientes más cónicos adaptados a triturar plantas leñosas.

Distribución y hábitat: Los mastodontes se distribuyeron tanto en África y Asia, como la actual distribución de los elefantes, como por toda Europa y América. De hecho se cree que su aparición geográfica se encuentra en Europa, durante el Olioceno -hace unos 34 millones de años- hasta el Pleistoceno -hace unos 2,6 millones de años-. En América fue más rica su diversidad en el norte que en el Sur, donde habitaban tan solo unas pocas especies. Se cree que la última especie en desaparecer fue Mammut Americanum, del norte del continente y que fue la llegada de los humanos hace unos 10.000- 8.000 años la que desencadenó su desaparición, bien por la caza o bien por posibles enfermedades que les transmitiesen.

Interacción con el ser humano: Si bien es cierto que se la mayoría de especies de mastodonte se extinguieron en relación con el aumento de las poblaciones humanas y la expansión de sus terrotorios, también hay cambios climáticos importantes que parece que se están empezando a tener en cuenta en la actualidad, como pasó con el caso del rinoceronte lanudo.

Categorías: Zoología