Biología

Inicio Etología, Zoología La sorprendente dieta de los tiburones blancos

La sorprendente dieta de los tiburones blancos

Publicado por Ramón Contreras

Los grandes tiburones blancos son tal vez una de las especies más emblemáticas de los océanos. La ficción fílmica tiburón no solo dio visibilidad a esta especie, sino que la convirtió en lo que no es, un depredador de seres humanos. De hecho, el tiburón es “tan solo” la décimo quinta especie que más muertes causa al año. Cifra que asciende a 6 al año. Muy por detrás de elefantes, caracoles de agua dulce o perros (estos últimos se sitúan en cuarta posición con cerca de 30.000 muertes al año). Desde la película e 1975 en la que la aleta del tiburón cortaba la superficie del agua el estudio de los tiburones blancos ha aumentado enormemente. De hecho, su dieta ha sido una de las cosas más estudiadas. Si bien es cierto que se ha encontrado prácticamente cualquier cosa en sus estómagos, los hallazgos más recientes demuestras que estábamos muy lejos de comprender de verdad en qué se basaba su alimentación. Un estudio realizado en los tiburones australianos ha mostrado cuales son los pescados que componen principalmente su dieta. Para este estudio se han analizado el contenido de los estómagos de 40 tiburones blancos juveniles (Carcharodon carcharias). El estudio se ha publicado en Frontiers in Marine Science, una revista especializada en vida marina.

Para sorpresa de los investigadores se ha visto que aunque en los estómagos se encontraba gran número de pescados nadadores o también denominados pelágicos, han encontrado un porcentaje de peces que habitan los fondos marinos mayor de lo esperado.

Los peces nadadores o pelágicos formaban el 32% del peso del estómago (siendo el salmón uno de los más comunes en las muestras analizadas). Por otra parte se han encontrado varias especies relacionadas con los fondos marinos, ya sea de roca o arenosos. Por un lado se ha observado que peces como el lenguado o el cabeza plana, típicos de los fondos, comprenden el 17% de las muestras halladas en los estómagos. Siguiendo en cantidad los pescados batoides (el conjunto de todos los peces cartilaginosos del grupo de las mantas y las rayas), forma el 14% del peso de los estómagos de los jóvenes escualos. Si se cogen en conjunto los peces batoides y los otros peces típicos de fondo, formarían un 31% casi tanto como los peces pelágicos. Una pequeña parte del pescado encontrado dentro del estómago de los tiburones eran peces de arrecife (5%) y el resto de la dieta, otro 32%, estaría formado por otros organismos marinos.

A la luz de estos datos está claro que hay que cambiar el pensamiento que teníamos de los tiburones comiendo peces de superficie. Los tiburones blancos, como el resto de los escualos, no flotan. Esto hace que les sea mucho más sencillo cazar en las zonas cercanas al fondo marino que no en la superficie. Así que si bien teniendo esto en cuenta parecera zonable pensar que al menos un tercio de su dieta se basa en la alimentación de profundidad hasta ahora no se tenían evidencias de cuán importante era el consumo de peces del fondo marino, a veces incluso de peces enterrados en la arena, en su dieta.

Categorías: Etología, Zoología