Biología

Inicio Zoología La escolopendra mediterránea

La escolopendra mediterránea

Publicado por Ramón Contreras

Las escolopendras son un grupo de insectos venenosos muy frecuentes en todo el mundo. Las escolopendras forman el taxón Scolopendromorpha. Este orden se incluye en los quilópodos, grupo que comparte con los cienpies y los milpiés. Puedes leer más sobre las escolopendras en general en el artículo que les dedicamos aquí . La escolopendra más común en la zona del mar mediterráneo es S. cingulata a la que dedicaremos este artículo.

Filogenia e historia evolutiva
: Scolopendra cingulata pertenece al género Scolopendra, el género más representativo del Orden Scolopendromorpha. El género Scolopendra cuenta en la actualidad con alrededor de 100 especies. A su vez todas ellas se incluyen en la Familia taxonómica Scolopendridae. El género fue creado por Linneo. Desde entonces las especies pertenecientes a él han cambiado bastante. De hecho actualmente solo dos siguen perteneciendo al género creado por el padre de la taxonomía moderna. S. gigantea, de la que puedes leer más en nuestro artículo aquí y S. morsitans, la actual especie tipo del género.

Las escolopendras mudan 5 o 6 veces durante su vida, como el resto de insectos.

Las escolopendras mudan 5 o 6 veces durante su vida, como el resto de insectos.

Descripción: se ha observado una relación entre el tamaño de las especies del género Scolopendra y el clima que habitan. Las escolopendras de la zona tropical son mayores. Es por eso que Scolopendra cingulata es el miriápodos más grande de Europa. Puede llegar a alcanzar casi 20 cm de longitud. La morfología de S. cingulata es la típica de las escolopendras, con 21 segmentos de cuerpo aplanado. Los segmentos están protegidos por un exoesqueleto de quitina. Se puede reconocer por su coloración listada, siendo la parte baja de cada segmento más oscura. La coloración de sus 21 segmentos se oscurece con la edad, siendo los ejemplares jóvenes de un marrón claro o amarillo.

Normalmente la cabeza, y sus apéndices, de un color más oscuro que el resto del cuerpo. También se puede reconocer por su último par de patas, que como todas las escolopendras es muy fuerte, aunque en este caso pueden apreciarse espinas. Las escolopendras pelean entre ellas por el territorio y aunque se piquen no mueren puesto que son inmunes a su propio veneno.

Las hembras ponen unos 25 huevos y se quedan vigilándolos durante las 6 semanas que tardan en eclosionar. Una S. cingulata puede vivir entre 2 y 7 años.

Distribución y hábitat: Como ya se ha visto S. cingulata es una especie propia del área mediterránea de Europa. Sin embargo su área de distribución llega hasta Europa central, norte de África y el este asiático. Debido a que el mediterráneo es la zona más cálida de Europa S. cingulata es el miriápodos más grande del continente. Las escolopendras en general y S. cingulata son de hábitos nocturnos. Todas ellas viven a ras de suelo, en zonas abiertas en las que se puedan ocultar durante el día en matorrales, troncos caídos o debajo de piedras. S. cingulata está muy distribuida en la península ibérica, solo se encuentra ausente de los climas de alta montaña.

Interacción con el ser humano: las escolopendras son depredadores, por lo que pueden ayudar a controlar plagas. No obstante al ser venenosos no suelen utilizarse para controlar plagas. La picadura de S. cingulata no es mortal, ni la de ninguna escolopendra. Se han descrito los síntomas de la picadura, que incluyen edema, inflamación de la zona afectada y eritema, enrojecimiento de la piel. En ocasiones puede causar alergia, el único caso con peligro letal para el ser humano.

Categorías: Zoología

2 comentarios para “La escolopendra mediterránea”