Biología

Inicio Botánica Orégano, la especia mediterránea

Orégano, la especia mediterránea

Publicado por Ramón Contreras

El orégano es una de las especies más utilizadas en la cocina mediterránea y por extensión en la cocina europea. Muchas veces su aroma se asocia a las pizzas italianas y es uno de los ingredientes indispensables en la mayoría de recetas de chimichurri de norte a sur del continente americano.

Filogenia e historia evolutiva: El orégano es la especie principal del género Oreganum, género que comparte con otras especies aromáticas, son unas 20 en total. Oreganum es el género de otra especie aromática con la que a veces, a pesar de poseer un olor muy diferente se confunde, la mejorana (lee más de ella aquí). Recibe el nombre científico de Oreganum vulgaris. Su familia taxonómica es Lamiaceae, vulgarmente conocida como las labiadas. Pertenecen pues al Orden Lamialaes de la Clase Magnoliopsida, de la División Magnoliophyta. Esta especie es muy promiscua por lo que se han generado muchas variedades de la misma, alrededor de 50 subespecies se han descrito, algunas de ellas consideradas como especies diferentes dependiendo de los autores. Además algunas de estas subespecies se han originado por cruces con otros miembros del género Oreganum.

Las flores salen en los meristemos apicales.

Las flores salen en los meristemos apicales.

Descripción: el orégano es una planta que podemos encontrar todo el año, puesto que es perenne. Alcanza una altura de alrededor de medio metro, hasta el metro de altura. Su tallo no es especialmente leñoso aunque es erecto e hirsuto. Suelen tener colores verdes que se tornan rojos con el tiempo. También posee tallos rizomatosos enterrados. Sus flores son pecioladas y glabras (sin pelos). Dependiendo de la variedad pueden ser pequeñas o grandes y de borde entero o ligeramente serrado. Las inflorescencias que crecen en panículas o corimbos son de color blanco o violaceo. Su forma es ovoide y miden unos 7 u 8 mm tan solo.

Distribución y hábitat: El orégano es de origen mediterráneo. Su zona de origen exacto es complicada de saber a ciencia cierta debido a su distribución histórica por el ser humano y a que híbrida fácilmente con otras especies del género. Las características del suelo en el que cree son importantes para las proporciones de aceites esenciales que contienen, lo que puede hacer cambiar el aroma de la planta. Al ser una planta resistente, típicamente mediterránea, es común de zonas secas. En la zona de transición del bosque a los herbazales y en el sotobosque. Crece perfectamente en casi cualquier tipo de suelo y a excepción de los climas extremadamente fríos en verano, puede cultivarse en cualquier lugar.

Interacción con el ser humano: el ser humano ha aderezado sus platos desde tiempos prehistóricos con infinidad de hierbas, entre las que el orégano ha tenido siempre un puesto destacado. El orégano se cultiva para su consumo y puede ser tanto en fresco como en seco, puesto que es fácil de secar tanto hojas como flores, al aire y a la sombra y conserva sus propiedades aromáticas. Además el orégano se puede emplear en la medicina natural para hacer tisanas que ayudan a la digestión y a circulación por sus contenidos en timol, carvacrol y borneol y naringenina respectivamente. Finalmente el orégano es una de las plantas con un contenido mayor de antioxidantes.

Categorías: Botánica