Biología

Inicio Zoología El correcaminos

El correcaminos

Publicado por Ramón Contreras

El correcaminos es un ave que ha sido inmortalizada por los caricaturistas americanos. Sin embargo, el famoso y veloz personaje de la casa de las locuras es muy poco fiel al animal real, a su entorno, a sus depredadores y básicamente han hecho lo que han querido sin tener en cuenta nada de la especie para plasmarlo en la pantalla. Tal vez lo más acertado era el entorno en el que vive, con grandes mesetas y matorrales bajo. Aunque los grandes barrancos fundamentales para las caídas de la serie animada están lejos del hábitat de este ave corredora y muy poco voladora.

Filogenia e historia evolutiva: El nombre científico del correcaminos podría ser el de un ave prehistórica o tal vez de un dinosaurio emplumado. Existen dos especies, la grande, Geococcyx californianus y la tropical o pequeña G. velox. Su familia taxonómica es Cuculidae, los cucúlidos. Donde el género más representante será el de los cucos. Las características genéticas y morfológicas son el nexo de unión este estos grupos muy diversos. Todos ellos formarán parte del Orden cuculiformes de la Clase Aves.

Descripción física: Los correcaminos son especies corredoras, llegando a alcanzar algo más de 30 km/h en el correcaminos grande (aunque algunas fuentes citan velocidades superiores a los 60 km/h). Ambas especies son insectívoras y comen reptiles siempre que pueden. Si pico largo y puntiagudo, de mayor tamaño en la especie norteña, les permite picar a sus presas. Anatómicamente se les reconoce por sus patas largas, su cuerpo estilizado y la cresta que lucen. Su gran velocidad se compensa con su cola larga y móvil que le permite hacer quiebros y giros inesperados para evitar a sus depredadores, como el coyote. El plumaje de ambas especies es críptico de colores terrosos y blancos que lo hacen difícil de ver si no está en movimiento. Dentro de la familia de aves vemos una gran variedad de comportamientos, mientras que cucos y críalos parasitan los nidos de otros pájaros, mientras que otras son arborícoras y otras como el correcaminos hace sus nidos en el suelo. Las diferencias entre ambas especies son de tamaño, el pequeño es de unos 50 cm en los individuos más grandes y el grande alcanza los 62 cm.

Distribución y hábitat: Mientras que la especie californiana vive en el sur de EE. UU. Y norte de Méjico en las mesetas de Sonora, la distribución de ambas especies es continua y se solapa en algunas regiones, llegando hasta el trópico con la especie de menor tamaño. No viven en climas de montaña y no se les encuentra por encima de los 2.700 metros. Los chaparrales y zonas semidesérticas son su territorio fundamental en la especie de mayor tamaño, mientras que los matorrales y zonas de hierba baja tropical o subtropical son la zona preferente de G. velox.

Interacción con el ser humano:Salvo la fama adquirida gracias a su aparición televisiva el correcaminos apenas tiene relación con el ser humano. Ambas especies se encuentran fuera de peligro según los estudios de la UICN, posiblemente debido a que su territorio es de poco interés para el ser humano.

Categorías: Zoología