Biología

Inicio Biotecnología, Zoología El anticoagulante de la rana de cristal podría ser el futuro contra enfermedades cardiovasculares

El anticoagulante de la rana de cristal podría ser el futuro contra enfermedades cardiovasculares

Publicado por Ramón Contreras

La historia del hombre invisible fascinó a la humanidad desde su publicación en 1897 de la mano del importantísimo autor H. G. Wells. Desde entonces la humanidad ha mirado a la invisibilidad como uno de los superpoderes más transgresores. Desde entonces la ciencia ha descubierto algunos animales con capacidades que podríamos llamar de invisibilidad. Peces en las profundidades del océano o insectos en lo más hondo de las cuevas que han perdido sus pigmentos y se han vuelto casi transparentes. Pero esos animales quedan muy lejos y debido a la excepcionalidad de su hábitat podemos comprender que hayan llegado a esos extremos.

La rana de cristal vista desde abajo.

Un caso mucho más cercano pero similar es el de las ranas de cristal. Existen varias especies con este apelativo, que evolutivamente han resuelto de la misma manera la necesidad de camuflarse. Hoy nos centraremos en la rana de cristal de Fleischmann (Hyalinobatrachium fleischmanni). Este pequeño anfibio habita en los bosques tropicales del sur de Méjico y su distribución alcanza las cotas de Ecuador y Colombia. Como habrás intuido se llama rana de cristal por ser translúcida hasta el punto que parece que es un adorno bellísimo de cristal posado sobre las hojas. Sin embargo, esta rana de pequeño tamaño (los machos alcanzan los 2,5 cm y las hembras los 3,2 cm) puede ser descrita por los tonos verdes de su piel y las manchas amarillas que la adornan y que también tiene en las puntas de sus dedos.

¿Pero cómo puede ser verde y translúcida al mismo tiempo? Esta rana tiene la capacidad de alterar la pigmentación de su cuerpo. Es una rana de hábitos nocturnos y durante el día se vuelve transparente para camuflarse en las hojas donde duerme. Para ello es capaz de eliminar hasta el 89% de la hemoglobina de la sangre (que da color rojo y la delataría), que almacena en el hígado aparentemente sin efectos adversos para su salud. Cuando está completamente transparente pueden verse los huesos y una capa de guanina de color blanco que oculta el corazón, parte del hígado y el sistema digestivo. Durante el sueño se vuelve entre un 30 y un 60% más transparente que cuando está despierta.

Los investigadores que recopilaron la información afirman que este nivel de hemoglobina en sangre (que es la encargada de llevar el oxígeno al resto del cuerpo) afectaría a cualquier vertebrado y que posiblemente la rana solo consiga mantenerse en este estado mientras esté completamente inmóvil y a costa de bajar enormemente el metabolismo oxidativo del cuerpo.

Este camuflaje no solo es asombroso por la transparencia que consigue. Los investigadores quieren aprender más sobre cómo consigue la rana de cristal empaquetar los glóbulos rojos en el hígado y luego, a voluntad, devolverlos al torrente sanguíneo. Es más, cuando tienen una herida sus procesos de coagulación son aparentemente normales y las heridas se cierran como en el resto de vertebrados. Estudiar este fenómeno podría ayudarnos a entender mejor la coagulación y sobretodo las enfermedades asociadas a estas e incluso se prevee que el estudio de esta pequeña rana de cristal pueda ayudar a desentrañar los mecanismos fisiológicos y bioquímicos de la coagulación para desarrollar nuevos medicamentos o anticoagulantes para humanos.