Biología

Inicio Anatomía animal Megafauna, los grandes animales del Planeta

Megafauna, los grandes animales del Planeta

Publicado por Ramón Contreras

Los animales de gran tamaño son poco corrientes en la era actual, pero esto no ha sido así siempre. El pleistoceno fue una edad especialmente diversa en animales de gran tamaño. Intuitivamente podemos suponer que la megafauna son los animales realmente grandes. Sin embargo, los investigadores no se acaban de poner de acuerdo sobre a partir de qué tamaño llamar a un animal megafauna. ¿Cuál es el límite?

Bueno, existen tres medidas diferentes a partir de las que se puede considerar a un animal megafauna. La primera de ellas y más antropocéntrica es denominar megafauna a todos los animales de mayor peso que el ser humano. En segundo lugar encontramos una medida que tan solo separa a los animales realmente muy muy grandes, cuyo peso es mayor de una tonelada (1.000 kilogramos). Finalmente la medida que engloba mayor cantidad de animales dentro de la categoría de megafauna está basa en la media de peso de los animales del planeta y estima que los animales con más de 45 kilos (100 libras) pueden denominarse megafauna.

Evidentemente dependiendo del rango de peso que se elija la megafauna incluirá a animales tan solo del tipo de los elefantes, los bóvidos o los grandes dinosaurios, o además incluir animales como el guepardo, el canguro o el ciervo.

Desde otro punto de vista se emplea el término para aquellas especies extintas, con parientes vivos, cuyo tamaño fue mucho mayor que el de los parientes vivos. En este grupo se incluyen muchos insectos extintos de gran tamaño, como por ejemplo las libélulas del Carbonífero, que tenían una envergadura de alrededor de un metro, comparadas con las actuales que alcanzan un máximo de 19 cm.

La aparición de la megafauna actual parece ser el resultado directo de la extinción de los dinosaurios. Al eliminarse los animales de gran tamaño mamíferos, aves y otros reptiles supervivientes, que pesaban apenas 5 kilos por aquel entonces, incrementaron su masa hasta las especies de una tonelada en 40 millones de años. Al principio fueron los reptiles y las aves que actuaron como superdepredadores de gran tamaño, pero con el tiempo fueron desplazados por los mamíferos, que ocuparon los nichos ecológicos de megaherbívoros y megacarnívoros que dejaban vacíos los dinosaurios.

Los animales de gran tamaño siguen una estrategia ecológica de tipo “k”, poca descendencia y grandes cuidados. La mayoría de estos animales no tienen depredadores naturales, una vez llegan a adulto. Los animales de gran tamaño son especialmente eficaces reteniendo el calor, puesto que su cociente superficie/ volumen es menor que el de animales pequeños. Esto hizo que durante la glaciación de Würm proliferaran especies como el mamut o el gliptodonte (armadillos gigantes del Sur de América). Del mismo modo, cuando el planeta volvió a calentarse estas especies se vieron afectadas. No obstante, parece que el factor determinante para la extinción de la megafauna alrededor del mundo ha sido la expansión del Homo sapiens. Este superdepredador acababa con las grandes presas con sus tácticas avanzadas de caza y desplazaba a los grandes depredadores, sus principales competidores, bien por la eliminación de sus presas naturales o bien con la caza activa para evitar que los cazaran a ellos.

Categorías: Anatomía animal