Biología

Inicio Anatomía animal La megafauna del Pleistoceno

La megafauna del Pleistoceno

Publicado por Ramón Contreras

Megafauna es un término acuñado para hacer referencia a los animales de gran tamaño, frecuentemente los grandes mamíferos. Durante el pleistoceno hubo una gran diversidad de animales realmente grande. Entre los herbívoros encontramos el mamut lanudo (3 metros y 6 toneladas), el rinoceronte lanudo (casi 4 metros y 3 toneladas, 3.000 kilogramos), el perezoso gigante (6 metros de largo y 3 toneladas), el Dipotrodon, una especie de wombat gigante (4 metros y casi 3 toneladas), el Megaloceros o alce gigante (de unos dos metros y medio de alto y con una cornamenta de alrededor de 3,5 metros). Además de estos también existieron camellos, caballos, bisontes de gran tamaño así como grandes paquidermos como el mastodonte o el rincoterio. Se considera que unas 1.000 especies catalogadas como megafauna se extinguieron al final de este periodo.

Los carnívoros también contaban con depredadores de un tamaño, como el león de las cavernas (2 metros de largo y 350 kilos, un 10% más grande que un león actual), tigre dientes de sable (3 metro y 350 kilogramos) o el lobo gigante de 80 kilos y tamaño similar al actual pero de una complexión más ancha. El oso de las cavernas, uno de los omnívoros del Pleistoceno medía 3 metros y pesaba media tonelada. Entre las aves los Dromornithidae, eran unas aves carnívoras de más de 32 kilogramos.

Estos animales prosperaron durante el Pleistoceno, la primera época del Cuaternario, que va desde hace 2,6 millones de años hasta el 10.000 a.C. esta época geológica se caracteriza por ser un periodo de glaciaciones, que terminó con una época de deshielo que coincidió con la expansión del Homo sapiens. La pérdida de su hábitat, eran animales especialmente preparados para la época de glaciaciones, y la presión ecológica (la caza y la competición por los nichos ecológicos). Cabe decir que durante este periodo de tiempo también se extinguieron 6 especies del género Homo, dejando al Homo sapiens como único miembro del género.

Las razones por las que prosperaron estos grandes animales durante este periodo son varias y tan solo se puede especular sobre ellas. Por un lado tenemos las glaciaciones que son periodos donde los animales de gran tamaño presentan una ventaja ecológica, puesto que su relación superficie volumen es menor. Es decir, la superficie que exponen al medio es más baja en comparación con su volumen que la de los animales pequeños; por tanto, pierden menos calor. Por otro lado los cambios climáticos anteriores al Pleistoceno (durante el Plioceno) dieron lugar a grandes extensiones de sabanas y pocos bosques, por lo que los animales de gran tamaño podían recorrer mayor distancia en busca de alimento.

Tras la extinción de los dinosaurios unos 63 millones de años antes dio lugar a la diversificación de los mamíferos y las aves modernas, permitiendo el aumento de tamaño de ambos grupos para ocupar los nichos ecológicos dejados por los dinosaurios. Sin embargo, no fue hasta el Pleistoceno cuando el tamaño de los mamíferos comenzó a escalar exponencialmente y la megafauna se desarrolló hasta su máximo exponente. Los restos fósiles más modernos de estos animales se encuentran siempre más cerca de los polos, coincidiendo con la pérdida de su hábitat en las regiones más tropicales. Por otra parte la megafauna actual se concentra en África tropical, donde el cambio climatológico de la glaciación no fue tan acusado.

Categorías: Anatomía animal