Biología

Inicio Zoología Sobre las razas de perros

Sobre las razas de perros

Publicado por Ramón Contreras

En la actualidad hay más de 800 razas de perros reconocidas por la Federación Cinológica Internacional (FCI), siendo la especie que presenta más variaciones del mundo. El perro (canis lupus familiaris) es una subespecie del lobo gris, que surgió debido a la estrecha relación entre lobos y hombres hace más de 30.000 años, siendo el primer animal en ser domesticado, antes incluso que los animales ganaderos. Su uso principal era posiblemente el de guardar la vivienda o ayudar en la caza, aprovechando sus sentidos más aguzados que los humanos.

Los lebreles se utilizan tanto en solitario como en jaurías para seguir y cazar todo tipo de presas.

Hay varias maneras de clasificar a los perros atendiendo a características fenotípicas. Según el tamaño, el tipo de pelo, la forma de su cara, su utilidad y rara vez por su genética. Según la FCI las 800 razas de perros pueden dividirse en diez grupos para clasificar las razas caninas.

Que son: perros pastores y boyeros, pinchers, schnauzers y molosos, teckels, terriers, spitz (o primitivos) con caras más alargadas, los perros especializados en seguir rastros (o sabuesos), perros de muestra (que detectan y señalan presas), de caza (cobradores o levantadores de presas), de compañía y lebreles (o galgos).

Esta clasificación no tiene ningún criterio genético sino que recurre a la función tradicional de la raza de perro o en ocasiones parentesco o convergencia evolutiva. Si bien esta clasificación es humana, puede resultar muy útil a la hora de diferenciar razas de cánidos o al menos, tipos de perros a la hora de elegir uno.

Biológicamente hablando cuando vemos tantas de razas de perro puede sorprendernos. Pero no hay que olvidar que la obtención de todas ellas ha sido gracias a los cruzamientos endogámicos y el sacrificio sistemático de aquellos individuos que se escapaban a los estándares. Algunas razas surgen cada pocos años y tardan otros tantos en ser reconocidas como razas propias.

Tenemos el ejemplo del akita americano, que no es más que los akita japoneses que se llevaron a Estados Unidos y que tras cruzarse de forma endogámica entre ellos han alcanzado unas características propias, aunque algunas organizaciones caninas no los reconozcan como una raza aparte. Muchos defensores de los animales se quejan que es esta misma endogamia la que ha hecho a los individuos más puros y a las líneas con mayor pedigrí, más enfermizas y con severas deformaciones concretas de esa raza.

Siguiendo con las razas y sus variedades, los Schanauzer, por ejemplo, se dividen en tres variedades dentro de la misma raza, compartiendo todas las características de su fisionomía, excepto el tamaño (regulado, tal vez, por unos pocos genes). El Schnauzer estándar de porte mediano es el más antiguo de los tres y del que derivan los otros dos. El Schnauzer miniatura, fue originado del cruce de un schnauzer estándar y alguna raza canina de bajo porte, como pinscher miniatura. El tercero es el Schnauzer gigante, muy raro puesto que quedó casi extinto durante la Segunda Guerra Mundial pues los alemanes lo emplearon durante la guerra para luchar a su lado.

Las razas de perros americanas son en su mayoría originarias de Eurasia, así lo revelan las pruebas de ADN realizadas en varias de las razas. Para saber más sobre la genética de los perros es aconsejable mirar el NHGRI dog genome project, que intenta arrojar algo de luz al origen de las razas actuales. No obstante se sabe que los habitantes del Nuevo Mundo si tenían a su lado sus propios perros, que posiblemente se mezclaron con las razas europeas para dar las razas actuales americanas o se extinguieron o en algunos casos se mantienen vivas, por ejemplo el perro sin pelo Peruano o el Xoloitzcuntle o Perro Pelón Mexicano que tampoco tiene pelo, ambas razas se consideran precoloniales.

Categorías: Zoología