Biología

Inicio Zoología Tenia o lombriz solitaria

Tenia o lombriz solitaria

Publicado por Ramón Contreras

La tenia o lombriz solitaria es un parásito intestinal (del intestino delgado) que se puede encontrar en humanos. Este gusano plano puede medir hasta 10 metros, pero lo normal es que mida alrededor de 3 metros. La enfermedad causada por la tenia se denomina teniasis y comprende desde inflamación de la mucosa digestiva hasta alteraciones neuronales debido a la incorporación del humano de metabolitos secundarios tóxicos procedentes del gusano, aunque se puede tener el parásito sin llegar a presentar ninguno de estos síntomas.

Filogenia e historia evolutiva: la tenia recibe el nombre científico de Taenia solium, otorgado por Linneo en 1758. Dentro de la familia Taenia encontramos hasta 32 especies de gusanos parásitos, aunque solo T. solium y T. saginata son parásitos comunes del ser humano. Taxonómicamente pertenecen a la familia Taenidae, dentro del Orden Cyclophyllidae (un grupo más amplio de parásitos internos obligatorios). Su clase es Cestoda, compuesta por 4000 especies, todas ellas parásitas. Finalmente pertenecen al Filo Plathelminthes dentro del Reino Animalia. Los platelmintos son gusanos planos acelomados.

Descripción: la tenia es un gusano plano, que cuenta con una cabeza (escólex) y luego un cuerpo segmentario (proglótides). En el escólex cuenta con 4 ventosas y dos circunferencias de ganchos para amarrarse al intestino del hospedador. Cuanto más lejos de la cabeza los proglótides contienen los órganos reproductores más maduros y permiten la reproducción hermafrodita del individuo. Cada proglótido es una unidad de reproducción independiente que contiene los órganos reproductores de ambos sexos. Los huevos que producen se liberan en las heces, permitiendo la reinoculación. Su no cuentan con aparato digestivo y su alimentación es por osmosis de los nutrientes del intestino.

Distribución y hábitat: El parásito se encuentra distribuido en todo el mundo, como el ser humano. Los controles de calidad de la carne han conseguido disminuir de forma drástica su presencia en los países que cuentan con ellos. El ciclo normal de este parasito cuenta con un hospedador intermedio, que suele ser el cerdo. Los animales lo ingieren en la alimentación contaminada y pasa a su musculatura desde donde será ingerido por el ser humano y en estos se emplazará en el intestino delgado, lugar en el que crecerá e irá soltando proglótidos, que permiten su reproducción en las heces. Las condiciones sanitarias adecuadas tanto del ganado como de los manipuladores son esenciales para evitar la dispersión del parásito.

Interacción con el ser humano: T. solium está estrechamente relacionada con el ser humano, puesto que es un parásito casi exclusivo de este animal. Ante alguno de los síntomas comentados anteriormente el diagnostico se realiza mediante observación de proglótidos en las heces y el tratamiento es de una sola dosis de un fármaco antihelmíntico o antiparasitario, comúnmente praziquantel. Otra tenia (T. saginata) también propia de humanos cuenta con el ganado bovino como hospedador intermedio. Existen otros parásitos intestinales que pueden acabar en el ser humano, que puedes proceder de otros hospedadores secundarios como el pescado o aves. Lo esencial para evitar la parasitosis es cocinar correctamente la carne o que pase un ciclo de congelación adecuado.

Categorías: Zoología