Biología

Inicio Etología, Patología La tenia que alargaba la vida de las hormigas

La tenia que alargaba la vida de las hormigas

Publicado por Ramón Contreras

Hemos visto que existen parásitos capaces de hacerle casi de todo al hospedador. Como el hongo que infecta cucarachas y es capaz de controlar el comportamiento como si de un zombie se tratase. El parasitismo es un tipo de relación entre dos especies en la que una se aprovecha de la otra que sale perjudicada. No obstante en ciertas ocasiones podemos ver que el parásito tiene efectos diversos sobre el individuo. La mayoría de especies tienen algún tipo de parásitos, siendo los parásitos de insectos mucho menos estudiados que los de vertebrados por razones obvias. Uno de estos parásitos es una tenia (no la tenia de humanos) que infecta el tracto digestivo de las hormigas obreras. Mientras la hormiga está infectada en lugar de morir antes lo que le pasa es que se vuelve más longeva, muco más que sus compañeras obreras no infectadas.

Cuando un grupo de investigación encontró que algunas colonias de hormigas (de la especie Temnothorax nylanderi) tenían individuos que podían sobrevivir durante años buscaron la causa y sorprendidos tuvieron que reconocer que se trataba de una tenia (Anomotaenia brevis). Las hormigas que viven normalmente no más de 3 semanas se volvían especialmente longevas, casi tanto como las reinas y eran cuidadas por las no obreras que finalmente acababan sucumbiendo antes de hora por hacer el trabajo de sus compañeras. La tenia altera el metabolismo de las hormigas y las pone en un estado que simula una eterna juventud metabólica inhibiendo los sistemas de envejecimiento celular normales, excretando feromonas y antioxidantes para mantenerlas jóvenes a nivel genético.

¿Cuál es la estrategia de la tenia para alargar la vida de estas hormigas? Resulta que en realidad las hormigas no son el anfitrión final de la tenia. Sino que son un vector para que el parásito llegue hasta el pájaro carpintero. En este aspecto la idea de la tenia es alargar la vida de la hormiga tratando de darle más probabilidades al pájaro carpintero de comer una hormiga infectada, mientras que el número de hormigas sanas disminuye en la colonia. El hecho de que las hormigas se queden en el nido, a salvo de otros depredadores, podría parecer que va en contra de que el pájaro se las coma. Sin embargo, al ser un pájaro carpintero se alimenta especialmente de las que se encuentran dentro de los troncos, por lo que tienen que estar dentro para alcanzar su objetivo. Además, la tenia hace que las hormigas tengan un color más pálido que las hace resaltar de la madera y por lo tanto más fácilmente detectables por el pájaro que se alimentará de ellas.

Si no llega el pájaro carpintero la tenia simplemente alarga la vida de las presas a la espera de que un pájaro carpintero venga a por ellas. En este caso el parásito alarga la vida del hospedador, pero solo como estrategia para conseguir sus fines. Además, las colonias infectadas pierden a sus miembros capaces de salir al exterior por lo que eventualmente también desaparecerán. Lo que es la ventaja para el individuo supone el final a largo plazo de la colonia.

Categorías: Etología, Patología