Biología

Inicio Patología Fibromialgia

Fibromialgia

Publicado por Ramón Contreras

La fibromialgia es una enfermedad que afecta a los músculos. Los afectados sienten dolor muscular generalizado por todo el cuerpo o bien en zonas, como las piernas, brazos, etc. nunca dolores puntuales y punzantes. Esta enfermedad cuyas causas no se conocen todavía puede llegar a ser crónica y los pacientes que la padecen deben soportar un dolor constante en el cuerpo sin muy pocas posibilidades de cura. Además del dolor muscular la fibromialgia también aparece como un cansancio crónico, posiblemente debido a la tensión acumulada del dolor muscular constante. Los pacientes con fibromialgia también se vuelven más susceptibles al dolor debido al agotamiento muscular que sufren y la inflamación casi constante de los músculos afectados.

Otros síntomas asociados a la fibromialgia son los dolores de cabeza, hormigueos en las extremidades, dificultad para concentrarse o lapsus de memoria, insomnio y rigidez a la hora de levantarse y menstruaciones especialmente dolorosas. No tienen por qué darse todos estos síntomas en todos los pacientes que padecen fibromialgia. El cansancio y la fatiga que causa la enfermedad puede ser de grado variable desde límites soportables hasta impedir la actividad cotidiana.

Extensos estudios para dilucidar los orígenes de la fibromialgia han sido vanos, hasta el momento no se conoce ninguna causa, ni genética, ni molecular, ni infecciosa que se haya relacionado sin lugar a dudas con esta enfermedad. Estudios genéticos no han revelado ninguna mutación genética, en los genes relacionados con la musculatura o el sistema nervioso, ha sido relacionada con la fibromialgia.

Sin embargo la incidencia mayor en mujeres adultas que en hombres o menores de edad parece indicar que existe una propensión genética o bioquímica. Alrededor del 85% de los pacientes diagnosticados son mujeres y además las mujeres con familiares que sufren de la enfermedad son más propensas a desarrollarla.

Se han conseguido relacionar diferentes factores externos con periodos de fibromialgia. Estos eventos son acontecimientos estresantes para el cuerpo, como trabajo físico continuado o un accidente de coche, lesiones que ocurren de forma continuada y con frecuencia, algunas enfermedades asociadas a dolores crónicos. Entre las enfermedades que se asocian a la fibromialgia encontramos la artritis reumatoide y la espinal o el lupus.

El diagnóstico de la fibromialgia es complicado. En el laboratorio las pruebas no identifican ninguna anormalidad. El diagnóstico se hace básicamente por exclusión, al descartar las otras enfermedades que se pueden relacionar con este tipo de dolores tan solo queda la fibromialgia, que no tiene pruebas características para su detección. Es por esto que su diagnóstico se alcanza tan solo después de un gran número de pruebas médicas.
El tratamiento contra la fibromialgia debe abordarse desde varios campos de la medicina, desde el neuronal al fisioterapéutico. Existen medicamentos que pueden ayudar a paliar el dolor de los pacientes, pero además deben intentar evitarse las situaciones descritas que pueden causar la enfermedad tanto en el trabajo como en la vida cotidiana. Los estudios están abarcando todas las direcciones tanto estudios a nivel muscular, neurológico como de conducta o de estudios del sueño. Casi la totalidad de los afectados de fibromialgia sufren trastornos del sueño, con pesadillas y sueño no reparador.

Categorías: Patología