Biología

Inicio Microbiología, Patología Síntomas y tratamiento del botulismo

Síntomas y tratamiento del botulismo

Publicado por Ramón Contreras

La intoxicación con conservas caseras en mal estado es algo de lo que todo el mundo ha oído hablar. Entre otras cosas porque es altamente letal. En un medio sin oxígeno, anaerobio, pueden crecer determinadas bacterias que son capaces de sintetizar como arte de su metabolismo secundario una potente neurotoxina capaz de paralizar los músculos. Su ingestión en dosis no muy grandes puede causar la muerte por parálisis del corazón y los pulmones. En el otro lado de la balanza el ser humano ha conseguido usar la toxina como paralizante muscular como tratamiento de belleza antiarrugas, el conocido botox. La bacteria más conocida causante de la enfermedad fue nombrada a raíz de la misma y la conocemos como Clostridium botulinum. Puedes leer más sobre las 7 subespecies que se reconocen de esta especie en su propio artículo aquí.

Síntomas de botulismo: Como ya hemos comentado la toxina causa el bloqueo neuronal que transmite el impulso nervioso a los músculos, causando parálisis muscular. Esto se traduce en multitud de pequeños síntomas relacionados con la movilidad. Por ejemplo los afectados por la toxina botulínica empiezan a tener dificultades para hablar y tragar. Poco después empieza a perder el control sobre los párpados que se suelen cerrar, y se pierde también el control sobre el iris del ojo perdiéndose la visión. El resto de la cara también empieza a paralizarse y se pierde la expresión. Según avanza la toxina los problemas respiratorios aparecen. Al pararse el sistema digestivo empiezan a notarse calambres y son frecuentes las nauseas y los vómitos. El cuerpo en un intento por sacar del organismo la toxina ingerida en la comida la saca toda. Sin embargo, esto no sera suficiente puesto que la toxina es muy potente. Estos síntomas empiezan a desarrollarse dependiendo de la cantidad de toxina consumida pudiendo darse hasta un día y medio después de ingerir la comida. En caso de ser una infección de una herida la parálisis tendrá el mismo recorrido y la herida puede no parecer infectada. Empezando alrededor de 10 días después.

El único remedio contra el botulismo es recibir la antitoxina antes de que la parálisis cause la muerte, ya sea por fallo respiratorio o cardíaco. Mientras la antitoxina hace efecto es frecuente conectar al afectado a un equipo de respiración externa para seguir bombeando oxígeno en sus pulmones. Si el botulismo es por herido habría que abrir y limpiar la herida, así como aplicar un tratamiento con antibióticos que matará a las bacterias, impidiéndoles que generen más esporas y se reproduzcan.

Gracias a la antitoxina se ha reducido la mortalidad del botulismo del 50% de los casos, que eran aquellos que habían consumido una cantidad importante de la toxina, hasta tan solo el 5% de los casos. En muchos casos los pacientes pueden permanecer paralizados durante meses bajo tratamiento mientras eliminan la toxina de su cuerpo. Las secuelas pueden durar años y suelen ser fatiga o dificultad para respirar.

La pervención es la mejor arma contra la toxina. Implica una higiene en la cocina y en el preparado de alimentos y en que los crudos (posibles infectados) y los cocinados (ya esterilizados por la cocción) no estén en contacto.

Categorías: Microbiología, Patología