Biología

Inicio Bacteriología, Microbiología Siete bacterias para el botulismo

Siete bacterias para el botulismo

Publicado por Ramón Contreras

El botulismo es una enfermedad debida a la toxina que segrega una bacteria. Clostridium botulinum es la bacteria que sintetiza esta neurotoxina. Normalmente se contrae la enfermedad por comer alimentos mal conservados. Por eso es tan importante hervir bien todos los recipientes que vayan a usarse para hacer conservas caseras. La otra opción para la transmisión del botulismo es mediante la aspiración de las esporas diseminadas en el aire.

La formación de la espora deforma la forma del bacilo

La formación de la espora deforma la forma del bacilo

Filogenia e historia evolutiva: Clostridium botulinum es una de las más de 100 especies del prolífico género Clostridium. Si bien es la más conocida a nivel médico, no es la única que puede causar enfermedades. El género se caracteriza por la producción de toxinas. Este género se encuentra clasificado dentro de la Familia taxonómica Clostridiaceae, dentro del Orden Clostridiales. Siendo el género característico de la clase Clostridia, a la que pertenece. Finalmente forma parte del Filo Firmicutes, de las Bacterias. En la actualidad se han descrito 7 subtipos de Clostridium botulinum, llamados subtipos A hasta G se diferencian por la toxina botulínica que sintetizan, de los cuales los subtipos C y D no son patógenos del ser humano.

Descripción: La bacteria de C. botulinum son GRAM positvas que tienen morfología de bacilo. Es capaz de moverse por flagelos peritricos (en toda la superficie de la bacteria). Las bacterias de la especie botulinum crecen en condiciones de baja presión parcial de oxígeno, por eso suelen encontrarse en botes de conservas mal esterilizadas. Cuando se enfrenta a situaciones de estrés, como aumento del oxígeno, la bacteria forma esporas. Éstas presentan forma ovalada, sin apéndices. Se forman en la región subterminal de la bacteria, deformándola. La espora está formada por la membrana citoplasmática, la pared celular y un citoplasma muy concentrado, que es refringente, refleja la luz. Está recubierta por el córtex, la pared de la espora (electrodensa, y por lo tanto refringente también), seguidamente encontramos una zona donde siguen ocurriendo los denominados procesos lamelares y finalmente el exosporium, la capa más externa de la espora.

Distribución y hábitat: Las bacterias de C. botulinum pueden aislarse tanto de suelo como de agua de todo el mundo. Cada subtipo de C. botulinum tiene unas condiciones optimas de crecimiento con un rango de temperatura general entre los 15 y los 40ºC y un pH entre los 4,8 y los 7. Sus esporas son muy resistentes y pueden soportan los 100ºC durante más de 10 minutos, en estas condiciones la mayoría de las bacterias de C. botulinum han muerto.

Interacción con el ser humano: Como ya se ha comentado C. botulinum es un patógeno que puede ocasionar la muerte. Como necesita atmosferas sin oxígeno para crecer correctamente suele encontrarse en botes de conserva mal esterilizados. Sin embargo las conservas con mucho ácido o azúcar pueden evitar el crecimiento de estas y otras bacterias. Aún así si por ejemplo la miel contiene esporas éstas podrían desarrollarse en el estomago y producir toxinas suficientes para poner en peligro la vida de un bebé. Las sustancias ácidas o picantes son un mejor preventivo en las conservas. Puedes leer más sobre los síntomas y el tratamiento del botulismo en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente).

Categorías: Bacteriología, Microbiología