Biología

Inicio Bacteriología, Microbiología El género Salmonella

El género Salmonella

Publicado por Ramón Contreras

Existe un gran número de especies bacterianas capaces de infectar al ser humano. Algunas de ellas son patógenas y otras, menos insistentes, son oportunistas, es decir, necesitan que las defensas estén bajas para poder entrar y causar una infección. En el género Salmonella encontramos bacterias pertenecientes a ambos grupos. S. typhi es la causante de las fiebres tifoideas, mientras que S. typhimurium es la que causa las infecciones alimentarias más corrientes, la salmonelosis, de la que puedes leer más en el artículo que le dedicamos a esta infección aquí (próximamente).

Filogenia e historia evolutiva: El género Salmonella se incluye en la Familia taxonómica Enterobacteriacear, del Orden Enterobacteriales (las enterobacterias). A su vez se incluyen en la Clase Gammaproteobacteria, del Filo Proteobacteria del Reino Bacteria. En la actualidad se reconocen tan solo 2 especies S. bongori y S. enterica. Dentro de esta última se han descrito más de 2.500 serovariedades, algunas de las cuales (S. typhi o S. typhimurium) se consideraron tradicionalmente como especies separadas. Las serovariedades se han recogido en 6 subespecies: I: enterica; II: salamae; IIIa: arizonae, IIIb: diarizonae; IV: houtenae; VI indica. El quinto serotipo se separó en una especie diferente: S. bongori que no es patógena de humanos, si no de animales de sangre fría, sobre todo tortugas.

Descripción: las bacterias pertenecientes a este género presentan una morfología de bacilo. Las cepas de Salmonella presentan un antígeno somático O, que se detecta por aglutinación con anticuerpos en un portaobjetios. Presentan movilidad por flagelos peritricos, que son detectados como el antígeno H o flagelar, para identificarlos se requiere un medio semisólido. Son negativos a la tinción de GRAM. de entre todos los serotipos tan solo S. typhi (aunque también se ha observado en S. pseudotyphi y S. dublin)sintetiza una cápsula con tan solo un polisacárido. Este polisacárido es reconocido como el antígeno Vi de infección. Además pueden presentar exotoxónas y/o endotoxinas, causantes de hemorragias o necrosis intestinal, en ocasiones gaseosa.

Su metabolismo es anaerobio facultativo y son productoras de ácido sulfhídrico. Son capaces de degradar glucosa, pero carecen de enzimas para romper las moléculas de lactosa (son lactosa negativas), son además ureasa negativas y no pueden fermentar sustratos.

Distribución y hábitat: este género se encuentra muy extendido. Se extiende por zoonosis, ya sea por manipulación alimentaria, contacto sexual o contacto directo. Los serotipos menos perjudiciales forman parte de la flora habitual del intestino. En cultivo crece en medios SS, Selenito. Gracias a sus flagelos las Salmonellas son capaces de huir de los glóbulos blancos y penetrar en los tejidos, saliendo de la luz intestinal y causando la fiebre tifoidea.

Interacción con el ser humano: la mayoría de infecciones del género Salmonella no son mortales. Excepto en casos de falta de tratamiento o de ataque a individuos inmunodeprimidos. Puedes leer más sobre la infección alimenticia causada por estas bacterias, la salmonelosis, que se presenta como una gastroenteritis aguda, en el artículo que le dedicamos en exclusiva a sus síntomas, diagnóstico, tratamiento y profilaxis aquí (próximamente). Estas bacterias causan también fiebre entérica, con síntomas preferentemente sistémicos, en contra de los digestivos de la salmonelosis.

Categorías: Bacteriología, Microbiología