Biología

Inicio Microbiología, Patología Así es la ciguatera, la intoxicación alimentaria del trópico

Así es la ciguatera, la intoxicación alimentaria del trópico

Publicado por Ramón Contreras

La ciguatera es un tipo de dolencia relacionada con el consumo de pescado ciguato propio de las regiones tropicales y subtropicales. En realidad esta intoxicación alimentaria no tiene nada que ver con los peces en sí sino con la propia alimentación de los animales. Como ya hemos dicho, estos peces son propios del trópico y además son comunes en zonas de arrecifes de coral en las que comen. Las verdaderas causantes de la ciguatera son un conjunto de especies de dinoflagelados entre las que resalta Gambierdiscus toxicus. Este microorganismo sintetiza una citotoxina que se denominó ciguatoxina.

El primer caso reportado del que se conserva mención es de finales del siglo XVIII cuando el explorador y marino James Cook realizaba sus viajes de exploración. En sus informes ya se reporta que parte de la tripulación enfermó con unos síntomas claros de ser la intoxicación alimentaria en cuestión. En pleno siglo XIX se reportan alrededor de cincuenta mil casos anuales, aunque se cree que el número debe ser mayor, debido a que puede cursar sin necesidad de hospitalización. En cualquier caso, desde el principio de la anotación de este tipo de intoxicaciones ya eran los turistas los más afectados aunque las comunidades de pescadores evidentemente se ven muy afectadas por ella. La ciguatera se da principalmente en países tropicales y en comunidades con unas condiciones de control sanitario bajas, si bien se han podido reportar casos en Cuba o EE. UU. En pescadores particulares. En general, la ciguatera no se describe fuera del trópico. Sin embargo, la globalización ha hecho que el movimiento de productos y personas lleve a que se reporten casos aislados en otras regiones del globo.

La ciguatera causa la muerte por paro cardíaco al cinco por ciento de los afectados. Los síntomas más frecuentes y que aparecen entorno al día de la ingesta son en primer lugar los propios de una intoxicación alimentaria: dolor de estómago, vómitos diarrea. Luego aparecen los síntomas neurológicos y cardíacos: malestar general, dolores musculares, y cambios en la frecuencia cardíaca. Estos síntomas son frecuentes en multitud de intoxicaciones diferentes. Sin embargo, los síntomas por los que se infiere que la intoxicación es ciguatera son el hormigueo o hipersensibilidad de la lengua y los labios, así como una inversión térmica, es decir, que se siente frío al tocar objetos calientes y viceversa.

Los dinoflagelados que las sintetizan viven en arrecifes de forma natural. Crean una variedad de compuestos que no son aptos para el consumo, a parte de la ciguatoxina también sintetizan maitotoxina, escaritoxina, y palitoxina. Es el conjunto de todos estos compuestos el que crea la intoxicación. Los peces que se alimentan de restos de detritos en el coral acumulan las toxinas de los dinoflagelados en su organismos que a su vez son comidos por otros peces. Al final la concentración de estas toxinas que come el ser humano puede llegar a ser muy elevada. De este factor depende principalmente la gravedad de la enfermedad.

Los blooms o mareas rojas también están producidas por dinoflagelados pero no tienen nada que ver una con otra. En el caso de la ciguatera son los habitantes normales del ecosistema , mientras que en una marea roja existe un crecimiento exponencial y súbito de dinoflagelados, que además son de otras especies. Lee más sobre las mareas rojas aquí y sobre Gambierdiscus toxicus, el principal causante de la ciguatera aquí (proximamente).

Categorías: Microbiología, Patología