Biología

Inicio Hongos, Patología Micosis, infecciones por hongos

Micosis, infecciones por hongos

Publicado por Ramón Contreras

Las micosis son infecciones del organismo causadas por un hongo. En el cuerpo de los animales tanto en los invertebrados como en los vertebrados, existen algunos hongos que forman parte de la flora habitual de sus mucosas y de la superficie de su piel. Al referirnos a estos organismos simbiontes o comensales no nos referiremos como causantes de micosis.

En la foto un corte histológico en el que se aprecia el crecimiento del hongo debajo de la epidermis.

En la foto un corte histológico en el que se aprecia el crecimiento del hongo debajo de la epidermis.

¿Quién causa micosis? La micosis está causada por el crecimiento de hongos que no forman parte de la flora del animal. O en su defecto de alguno que sí forma parte pero que debido a circunstancias especiales. Como por ejemplo una bajada en las defensas naturales del cuerpo o la exposición a antifúngicos o antibacterianos que permitan que un hongo en concreto crezca más de lo recomendable. El género Candida es uno de los más habituales causantes de estas infecciones. Puedes leer más sobre ellos en nuestro artículo aquí .

Tipos de micosis: En general se pueden diferenciar dos tipos de micosis. Las que infectan la epidermis y sus tejidos subcutáneos o el pelo y las uñas. Las zonas más frecuentes de sufrir micosis es la epidermis, por estar más expuesto al exterior. Se suelen ocasionar en zonas de alta temperatura corporal como las axilas o la ingle o entre los dedos de los pies. El otro tipo de micosis son aquellas que afectan a las mucosas. Debido a las condiciones de temperatura y humedad que presentan, también son zonas de ataque de hongos. Pueden ser tanto en las mucosas genitales, como orales, pulmonares o digestivas.

Micosis epidérmicas: son comunes en el cuero cabelludo u otra zona con vello. Suelen estar ocasionadas por hongos del género Tinea. Las micosis producidas por este género se conocen como tiña, tinea o dermatofitosis Son difíciles de erradicar y se caracterizan por formar círculos sin pelo y con eccemas. El famoso pie de atleta o tiña podal es el hongo de la especie Tinea pedis. Que tienen el 15% de las personas. Se localiza entre los dedos de los pies o en la planta del pie. Suele contraerse al entrar en contacto con el hongo en duchas o piscinas comunes.

Otros géneros de hongos también infectan la epidermis como Trichophyton, Epidermophyton y Microsporum, aunque no todas las especies de estos géneros causan infecciones en animales.

Micosis de mucosas: estas micosis son menos vistosas, pero en ocasiones más peligrosas. La infección por Aspergilus pulmonares puede desencadenar una infección del torrente sanguíneo y de todo el sistema. Puedes leer más en el artículo que le dedicamos a Candida, un género que ocasiona muchas micosis en varias mucosas.

Diagnostico: se pueden reconocer la mayoría de las infecciones epidérmicas por el aspecto de las lesiones. Aunque a veces hay que hacer un frotis y hacer un cultivo de laboratorio para identificar el hongo, lo que suele ser común en las micosis de mucosas.

Tratamientos: los tratamientos con antifungicos necesitan paciencia. Varias semanas son necesarias para erradicar un hongo de la epidermis y en ocasiones se convierten en residentes de las capas internas de la epidermis que aparecerán de forma recurrente. En casos más extremos los antifungicos pueden administrarse por vía venosa. Con el uso correcto de medicamentos los pacientes superan las infecciones.

Profilaxis: se recomienda una buena higiene corporal y evitar el uso compartido de utensilios de limpieza corporal, toallas, chanclas de ducha, etc. Para evitar el contagio.

Categorías: Hongos, Patología