Biología

Inicio Hongos El hongo púrpura tras el cornezuelo del centeno

El hongo púrpura tras el cornezuelo del centeno

Publicado por Ramón Contreras

El cornezuelo es una infección fúngica que afecta a varios tipos de cereales y hierbas. Históricamente se empleaban estos hongos, especialmente el cornezuelo del centeno por sus alcaloides, que se empleaban en la farmacopea y se cree que en algunos ritos religiosos en las antiguas civilizaciones europeas. Aunque también son famosos por los peligros que traen, envenenamientos masivos de pueblos enteros de hasta 7.500 muertos por intoxicación con pan hecho con harina contaminada.

Filogenia e historia evolutiva: el cornezuelo está provocado por la especie Claviceps purpurea, la especie más conocida del género Claviceps, que incluye medio centenar de especies y que son todas ellas parásitas de plantas. Este género de hongos pertenece a la familia taxonómica Claviciptacea de la que es el único miembro. Claviciptacea es a su vez una de las 7 familias del Orden Hypocreales. Este orden de hongos caracterizado por sus colores brillantes (frecuentemente naranjas, amarillos o rojos) se incluye en la Clase Sordamycetes de la División Ascomycota, la que presenta mayor número de especies dentro del Reino Fungi.

Descripción: C. purpurea es un hongo parásito interno de cereales. Infecta los óvulos todavía no maduros de las espigas de diversas especies a nivel intracelular. El cuerpo fructífero o seta mide tan solo unos 50 mm de longitud y 4 de grosor y se insertan entre los granos de la espiga. Se reconoce por su color, negro o purpura intenso y su forma de clavo entre los granos del cereal. Las esporas son alargadas y extremadamente delgadas (una micra). Los alcaloides que contiene el cornezuelo afectan al sistema nervioso, puesto que la ergotamina, principal componente tóxico del cornezuelo, es muy similar molecularmente a la serotonina. El cornezuelo crece en los cereales durante la primavera y con la llegada del verano suelta las esporas que permanecerán en estado latente todo el invierno hasta poder infectar un nuevo cereal.

Distribución y hábitat: el cornezuelo es un parásito del centeno, aunque también es capaz de infectar avena, trigo, triticales, cebada (denominándose entonces tizón) y tras gramíneas silvestres. Es por esto que el cornezuelo se encuentra distribuido en todas las regiones húmedas donde haya centeno y en menor medida otros cereales. Es relativamente frecuente encontrarlo en campos abandonados de regiones productoras. Aparece con mayor frecuencia en las regiones lluviosas. En Europa se encuentra distribuido por todos los países llegando hasta China, donde forma parte de su medicina tradicional.

Interacción con el ser humano: la infección del cornezuelo reduce considerablemente la producción de grano de los cereales. Contiene varios alcaloides: ergotamina, ergocristina, ergocriptina y ergometrina. A partir del siglo XX estos alcaloides de interés farmacológico se pueden obtener por procesos industriales. El cornezuelo, ergot o mal de san Antón se conoce desde tiempos bíblicos. A partir del siglo XVIII se emplea como abortivo y para detener el sangrado intrauterino en los partos complicados. En la actualidad las intoxicaciones humanas por cornezuelo son casi inexistentes gracias a los fungicidas agrícolas y a los controles de calidad de la industria alimentaria. 1 gramo es la dosis letal que se necesita ingerir de toxina ergotamina. La muerte es muy dolorosa puesto que el hongo infecta al paciente causando gangrena, normalmente brazos y piernas.

Categorías: Hongos