Biología

Inicio Histología Los estomas de las plantas

Los estomas de las plantas

Publicado por Ramón Contreras

Los estomas de las plantas son un tipo celular que permiten el intercambio gaseoso de las hojas de las plantas terrestres. Los estomas son una estructura que está formada por dos células que se encuentran en la epidermis de los tejidos verdes de los vegetales, especialmente en la superficie de las hojas, tanto en el haz como en el envés, siendo más frecuentes en el envés. Las plantas adaptadas a sequías y a fuertes insolaciones suelen presentar un menor número de estomas en general y éstos están situados con mucha mayor frecuencia el envés (la parte de debajo de la hoja) para disminuir la pérdida de agua por transpiración. De esta manera los estomas están protegidos del sol y permite controlar mejor la transpiración (la perdida de agua), así los estomas pueden intercambiar gases sin peligro de deshidratación.

Los estomas se encuentran por miles encada mm cuadrado de las hojas

Los estomas se encuentran por miles encada mm cuadrado de las hojas

Las raíces nunca tienen estomas. Las plantas parásitas que no tienen clorofila no presentan estomas y las partes aéreas de las plantas, que no tengan clorofila tendrán estomas no funcionales, como por ejemplo en los pétalos de las flores. Las plantas acuáticas tampoco tienen estomas puesto que no los necesitan para intercambiar gases disueltos en agua con su entorno, las plantas flotantes y las que presentan una parte del cuerpo sumergida solo los presentan en aquellas zonas que están en contacto con el aire.


Características:
los estomas están formados por dos células que presentan forma arriñonada, que se denominan oclusivas o de cierre, a las que rodean otras células llamadas acompañantes. El poro que forman cuando se abren se denomina ostiolo.

Funcionamiento:
las raíces absorben agua y nutrientes del suelo que suben por capilaridad hasta los estomas por los que se pierde agua en forma de vapor. Además por los estomas se realiza el intercambio gaseoso, sale el oxígeno generado por la fotosíntesis y se capta el CO2 necesario para la misma. La apertura y cierre estomático depende de varios factores, como a luz, el agua disponible, iones como por ejemplo ión K+ o Na+ o los niveles de CO2. La apertura de los estomas es la consecuencia del aumento de la turgencia dentro de las células oclusivas, en situaciones de escasez de agua las células oclusivas pierden líquido y por lo tanto su turgencia dando como consecuencia el cierre del ostiolo.

En bajas condiciones de agua los estomas se cierran para evitar la deshidratación, por otro lado cuando hay una baja concentración de CO2 en el mesófilo de la hoja las células acompañantes activan la apertura del estoma para captar CO2. Cuando hace sol y la planta tiene agua abre los estomas para intercambiar gases. Por la noche los estomas están cerrados puesto que los cloroplastos no están funcionando.

Compruébalo en casa: Para ver como se abre y se cierra un estoma puedes hacer un sencillo experimento. Coge un globo (que será tu célula guarda) y pégale dos o tres tiras de cinta adhesiva a lo ancho, separadas por un par de centímetros. Después ínflalo poco a poco y verás como adquiere la forma arriñonada, de la misma manera que lo hace un estoma cuando se llena de agua y se abre para permitir el intercambio de gases.

Categorías: Histología