Biología

Inicio Biogeografía, Genética Descubierto ADN antiguo de hace 2 millones de años

Descubierto ADN antiguo de hace 2 millones de años

Publicado por Ramón Contreras

Hace unos pocos días comentábamos el ADN antiguo. El más antiguo recuperado es, o era, el de un mamut que vivió hace un millón de años que estaba congelado en permafrost. Gracias a quedar congelado, el ADN no se degradó (en exceso) y permaneció inalterado durante todo este tiempo, a salvo de ADNasas y otras sustancias químicas que pueden romper la cadena de ADN. Sin embargo, este diciembre de 2022 saltaba la noticia que se había recuperado ADN de 2 millones de años. Se doblaba así la distancia a la que conseguíamos llegar para recuperar ADN. Aunque son buenas noticias, en realidad no son comparables, veamos por qué.

Como ya hemos dicho, el ADN de hace 1 millón de años era de un mamut. Se consiguió extraer de los huesos largos del animal y se purificaron grandes secuencias de ADN que pueden ser leídas para dar lugar a un genoma parcial que nos muestre la genética del mamut. Por otro lado, el ADN recuperado en Groenlandia de 2 millones de años, son fragmentos de muy pequeño tamaño. Han sido recuperados de entre los estratos de piedra (cuarzo y arcilla) a bastante profundidad (más de 3 kilómetros). Tienen la peculiaridad que no son de un único animal, o ser vivo, sino que son una mezcla de ADN de diferentes seres vivos que existieron en esa época. Dentro de ese ADN hay secuencias que han sido reconocidas como bacterianas, de varias plantas y algunos animales. Es decir, el ADN de hace 2 millones de años es un popurrí de ADN de diversos animales (con él no conseguiremos resucitar a ningún animal de hace 2 millones de años).

Los bosques boreales que cubrían Groenlandia hace 2 millones de años.

Entonces, ¿esto es bueno o malo? Pues como siempre, ni una cosa ni otra. El estudio que recuperó este ADN se centra en conocer mejor las dinámicas ecológicas de hace 2 millones de años. Para este propósito, tener ADN de varias especies que coexistieron es fundamental. Con esto podríamos ver las relaciones en número de individuos, basándonos en la cantidad de ADN de unos y otros.

Por otro lado, en la época mencionada había un bosque boreal (o taiga) en Groenlandia, un ecosistema mucho más cálido que el actual. Las muestras de ADN han revelado un bosque dominado por álamos y abedules con liebres, renos, gansos, mastodontes y roedores, e incluso se ha encontrado ADN de un cangrejo herradura. De todos ellos ha sorprendido el mastodonte, que se pensaba que no llegó a habitar tan al norte. Además de ADN de estos seres, se ha encontrado ADN de bacterias y hongos, la mayoría conocidos y algunos nuevos. Con todo ello se puede dibujar un cuadro de cómo era Groenlandia hace 2 millones de años y era muy diferente a la actual, mucho más cálida.

Entre otras aplicaciones, el estudio de estos genomas puede permitir ver como estos seres se adaptaron al cambio de temperaturas y clima que han tenido. Viendo qué mejoró en el pasado, podríamos intentar adaptar a los seres vivos actuales al cambio climático que se avecina y que hemos causado nosotros.