Biología

Inicio Fisiología Vegetal Fototropismo o fototaxia

Fototropismo o fototaxia

Publicado por Ramón Contreras

Los tropismos o taxias son los comportamientos de los seres vivos al recibir estímulos exteriores que conllevan un cambio de postura o movimiento como respuesta. Puedes leer más sobre algunas generalidades de las taxias en el artículo que le dedicamos aquí.

Puedes hacer un experimento sencillo en casa para ver el fototropismo positivo de los tallos vegetales, como en la foto, con el lateral tapado.

Puedes hacer un experimento sencillo en casa para ver el fototropismo positivo de los tallos vegetales, como en la foto, con el lateral tapado.

Los tropismos son más comunes en plantas y otros seres vivos de poca movilidad. El fototropismo o fototaxia es el movimiento o cambio de postura que se realiza como respuesta a la luz. Aunque es más común referirse a fototropismo en plantas, en animales también aparece puesto que muchos animales intentan evitar o acercarse a la luz, como las cucarachas. En el caso de las plantas las hojas se orientan hacia la fuente de luz y las raíces crecen en contra de la luz. Si el movimiento se realiza hacia la luz se denomina fototaxia positiva y si el movimiento o crecimiento es en contra se llama fototropismo negativo. En general se denomina fototropismo cuando implica el crecimiento o movimiento del organismo entero y fototaxia o heliotropismo cuando se refiere tan solo a una parte del organismo, como las hojas orientándose al sol.

En la gran mayoría de grupos de seres vivos existen sistemas para captar la luz y su dirección. Tanto en procariotas como en eucariotas la luz es una importante de energía. De hecho, es la principal entrada de energía a la biomasa planetaria. Muchos seres vivos tienen células especializadas en la fotorecepción. En animales estas células muchas veces permiten la visión. Por otra parte en vegetales se encuentran en los meristemos apicales, las zonas de crecimiento y decidirán en qué dirección debe crecer la planta. Además todas las hojas tienen fotoreceptores capaces de orientar la hoja hacia la luz para obtener la mayor cantidad de energía diaria.

En plantas la luz es percibida por receptores de longitud de onda azul, llamados fototropina 1 y 2. Estas proteínas se fosforilan cuando reciben los fotones de la luz. Al fosforilarse se inicia una cascada de eventos que iniciarán el crecimiento y el movimiento de la planta hacia la luz.

Las auxinas, son unas importantes fitohormonas que intervienen en el crecimiento de los meristemos. La luz activa la acumulación de auxinas de forma diferente en el meristemo dará lugar a un crecimiento no equitativo del tallo y por consiguiente a la inclinación de la planta hacia la luz. Las auxinas se acumulan en las partes menos expuestas de las plantas, por lo que el crecimiento del tallo vendrá influenciado por una baja concentración de auxinas. Por el contrario si una raíz es desenterrada la raíz crecerá hacia la mayor concentración de auxinas.

Finalmente cuando la planta es obligada a crecer en oscuridad se dice que está etiolada. Los tallos son largos y delgados. Las hojas son más pálidas y están muy separadas. Este crecimiento que cubre una gran superficie y altura con pocos recursos es el óptimo cuando se busca una fuente de luz. Este crecimiento puede permitir a una plántula atravesar la hojarasca del suelo hasta alcanzar el sol.

En vegetales el otro gran tropismo es el gravitropismo o geotropismo, que es la respuesta a la gravedad, las raíces tienen gravitropismo positivo y las ramas negativo, puedes leer más sobre esta taxia en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente).

Categorías: Fisiología Vegetal