Biología

Inicio Anatomía humana, Fisiología Animal, Patología Queratocono o Deformación de la córnea

Queratocono o Deformación de la córnea

Publicado por Ramón Contreras

La córnea es la primera lente de enfoque con la que el ojos cuenta. Gracias a ella, y a otras lentes con las que contamos, los rayos de luz convergen en la parte apropiada del ojo para poder ver las formas. Puedes leer más sobre la fisiología de la córnea y su descripción en el artículo que le hemos dedicado recientemente aquí. Los primeros casos conocidos de esta enfermedad se remontan al siglo XVIII, cundo ya fue descrita por un médico germano, el pionero de la oftalmología Burchard Mauchart.

Físicamente la córnea tiene forma cónica-convexa. La parte que da al exterior del ojo es convexa, mientras que el interior del ojo es cóncava. La forma de esta lente transparente es la que imitan las lentillas o lentes de contacto, puesto que se han de acoplan encima de la córnea. Como otros tejidos vivos la córnea es susceptible de sufrir enfermedades y malformaciones. El queratocono es una patología propia de la córnea en la que se ve alterada su propia estructura física. Esta dolencia degenerativa se va empeorando con el tiempo y causa el alargamiento de la parte convexa, haciendo que la córnea sobresalga de forma casi puntiaguda del ojo. Esta enfermedad afecta de forma diferente a hombres y mujeres y tiene una incidencia sobre la población general entorno a una de cada quinientas o hasta dos mil personas, dependiendo de la población.

La causa del queratocono es un mal ordenamiento de las fibras de colágeno que forman el tejido de la córnea. Como comentamos en el artículo sobre la fisiología de la córnea, ésta está compuesta por seis capas diferenciables en humanos (tan solo cuatro en gatos y perros). Tres de estas capas están constituidas exclusivamente por fibras de colágeno con diferentes ordenaciones que otorgan a la lente sus características ópticas.

La detección temprana de esta enfermedad puede ayudar a evitar los problemas asociados a ella. El queratocono, al ser una malformación de una de las lentes ópticas, causa problemas de visión. El ojo enfermo no es capaz de enfocar apropiadamente los objetos y pueden aparecer destellos de luz, así como picor de ojos. Estos síntomas suelen aparecer durante la primera adolescencia y suelen afectar a los dos ojos aunque no de forma simultánea. El primer indicio de queratocono es que unas lentes correctivas normales no son capaces de mejorar la supuesta miopía o hipermetropía del paciente. Tras ese punto hay que realiza una prueba diagnóstica clínica. Si el astigmatismo del joven paciente no para de aumentar y unas gafas no resuelven el problema hay que realizar algunas pruebas no invasivas y sencillas. La lámpara de hendidura que emplea cualquier oftalmólogo para observar el ojo puede servir para detectar el queratocono a simple vista si ya está muy desarrollado. En los primeros estadios también sería útil realizar una fotoqueratoscopia, tomar imágenes de la córnea con una cámara de fotos especializada (no se puede hacer con una cámara cualquiera) para poder observar la curvatura de la córnea.

El tratamiento es muy sencillo, unas gafas o lentes de contacto especiales pueden corregir el problema. Si el queratocono continua degenerando es necesaria una operación. Tan solo uno de cada cinco pacientes necesitará un trasplante de córnea

Categorías: Anatomía humana, Fisiología Animal, Patología