Biología

Inicio Fisiología Animal ¿Qué leche tiene menos lactosa?

¿Qué leche tiene menos lactosa?

Publicado por Ramón Contreras

La intolerancia a la lactosa surge de la incapacidad del organismo de metabolizar lactosa, un tipo de azúcar presente en la leche. Esto es debido a una mutación deletérea en el gen de la lactasa (la enzima humana que permite su degradación). En este principio de siglo XXI el número de casos diagnosticados ha aumentando y se cree que entorno al 75% de la población mundial (sobretodo en África y Asia) no tiene las mutaciones que permiten a los europeos consumir leche durante la edad adulta. La lactosa es un hidrato de carbono formado por dos moléculas (es un disacárido), una de glucosa y otra de galactosa. Los mamíferos se caracterizan por producir leche. Su composición varía de una especie a otra pero su objetivo es nutrir a las crías durante un periodo de tiempo. El porcentaje de lactosa varia dependiendo de la especie entre un 4 a 7%. Aunque la leche es principalmente rica en agua y grasa para dar sustento a las crías la lactosa es fundamental pues es el principal azúcar de la leche.

El ser humano ha conseguido producir con leche de otros animales diferentes compuestos que puede digerir. La leche es uno de los productos más completos que se pueden consumir. Sin embargo, los intolerantes a la lactosa tendrán problemas intestinales al consumirla dependiendo de su grado de intolerancia. El yogur o el queso son los ejemplos más conocidos. Estos productos se someten a fermentación láctica para cambiar su composición química y en principio para alargar la vida útil del producto. La cantidad de lactosa viene determinada por varios factores. En primer lugar la especie de mamífero. Otros factores que afectan a la producción de lactosa son la edad del animal, el clima o el método de ordeñado o el tiempo que ha pasado desde el parto.

Durante la primera y segunda infancia es muy habitual tomar leche para completar la alimentación

Mientras que la leche humana o de rata contiene unos 7 g de lactosa por cada 100 gramos de leche, en vacas y ovejas este porcentaje es mucho menor, rondando los 4,5 – 5 g lactosa/ 100 g de leche. Otros animales como las búfalas producen una leche con una concentración intermedia (5,2 g/ 100 g). La leche de cabra tiene unos 4 g de lactosa/100 g de leche. Evidentemente la cantidad de lactosa sintetizada en la leche varia también dependiendo de la alimentación, por lo que estos datos son orientativos y resultado de la media de varias medidas. La leche de camella a pesar de que se dice que es recomendada para los intolerantes a la lactosa tiene unas cantidades similares a la de la vaca. De hecho, en muchos sitios aparece que no contiene lactosa, pero varios estudios de su composición revelan cantidades entre los 4 y lo 6 g / 100 g de leche. Por lo que su adecuación para los intolerantes debe venir de otras cualidades. Un caso similar es la leche de yegua o de mula, que a pesar de contener una cantidad de lactosa similar a la de humanos la presencia de bacterias y otros compuestos que estimulan a la producción de lactasa ayudan a digerirla mejor.

La leche de los mamíferos acuáticos, como ballenas o delfines contiene muy poca lactosa. De modo similar la leche de marsupiales y monotremas contiene bajas o nulas cantidades de lactosa.