Biología

Inicio Fisiología Animal La hormona del amor y la maternidad, oxitocina

La hormona del amor y la maternidad, oxitocina

Publicado por Ramón Contreras

Hay quien afirma, no sin parte de razón, que la oxitocina es la hormona encargada del amor. La oxitocina es una hormona y un neurotransmisor de humanos. Es especialmente importante en las mujeres, pues regula su ciclo menstrual y juega un papel importante en la producción de leche en las madres que acaban de parir. Pero en los hombres también se produce esta hormona y, aunque se conoce su función en menor medida, parece estar relacionada con el deseo sexual, el establecimiento de lazos afectivos, aumento de la empatía y de la confianza en sí mismo frente a la sociedad.

Composición molecular: como otros neurotransmisores la oxitocina es un péptido de pequeño tamaño, cuenta con tan solo 9 aminoácidos, que son cisteína, tirosina, isoleucina, glutamina, asparagina, cisteína, prolina, leucina y glicina (CYIQNCPLG). Su secuencia es muy similar a la de la vasopresina, tan solo hay 2 aminoácidos diferentes. Ambas hormonas son las únicas liberadas al torrente sanguíneo desde la glándula pituitaria y sus funciones están estrechamente relacionadas.

Estimulación y síntesis: Los estudios realizados desvelan que la síntesis de esta hormona se estimula mediante la succión del pezón, la distensión del cuello del útero, durante el embarazo y el parto (por el movimiento del bebé), cuando se estimulan los genitales o cuando se establece una relación íntima entre dos personas. Estas regiones del cuerpo, altamente inervadas activan la síntesis de la oxitocina en el hipotálamo (una glándula que forma parte del cerebro y que tiene el tamaño de un garbanzo), por parte de las neuronas magnocelulares del núcleo supraóptico. Después la hormona viaja por el citoplasma de las neuronas hasta la hipófisis, desde donde será vertida al torrente sanguíneo por excisión de vesículas con oxitocina concentrada desde las neuronas. La secreción de la hormona a la sangre está controlada a su vez por el hipotálamo, donde la liberación de las vesículas se controla mediante la activación eléctrica de neuronas con receptores de oxitocina.

La hormona durante la lactancia: Tras el parto la lactancia se controla hormonalmente por la oxitocina en conjunto con la prolactina. Cuando el bebé succiona el pezón de la madre estimula la secreción de oxitocina que produce la bajada de la leche desde los alveolos de la glándula mamaria hasta los pezones. Esta activación que puede tardar varios minutos la primera vez se agiliza con el tiempo hasta el punto de que la madre puede secretar leche con solo pensar que su hijo necesita comer, debido a la propia sugestión de liberar oxitocina.

Hormona artificial: La síntesis artificial de este compuesto le valió el Nobel de Química al Dr. V. Du Vigneaud en 1955 “Por su trabajo con compuestos sulfurados de importancia bioquímica, especialmente la síntesis de la primera hormona polipeptídica. Si bien la hormona sintética se utiliza para acelerar los partos, por su efecto sobre la contracción y relajación de las paredes del útero, su uso está solo recomendado en casos de necesidad. Esto es debido a que la oxitocina propia del cuerpo se libera al torrente sanguíneo acompañado de proteínas, denominadas neurofisinas, que regulan la unión a los receptores del útero, mientras que la oxitocina sintética se administra sin estos cofactores.

Categorías: Fisiología Animal