Biología

Inicio Ecología, Evolución Procesos evolutivos que no son selección natural

Procesos evolutivos que no son selección natural

Publicado por Victoria González

Existen procesos que afectan a los seres vivos y no son selección natural. Estos procesos operan en las poblaciones y también determinan su composición genética.

1. Deriva genética y efecto fundador: se trata de un proceso de cambio en la composición genética de una población que se produce sin un rumbo fijo, “a la deriva”. Es típica de poblaciones pequeñas, y se debe generalmente a que, de todos los individuos que nacen en una población, solo una pequeña parte consigue reproducirse. Y en esto muchas veces puede intervenir el azar, por ejemplo, si el individuo más adaptado se encuentra con un depredador y el menos adaptado no. Es posible, entonces, que por azar una generación difiera en cierta medida de la generación precedente.
Este proceso a veces se acelera, es el caso de las catástrofes en el seno de una población, ya que sobreviven pocos ejemplares a partir de los cuales la población se tiene que reconstruir, y será difícil que esta población sea igual a la anterior.

2. Efectos arquetípicos: en la evolución tienen importancia las características previas de los individuos que están evolucionando. Cuando hay un cambio, este no se puede producir en cualquier dirección, sino que por fuerza estará influido por las características previas del organismo. Muchas veces se tiende a pensar que la selección natural es tan eficaz que al final se generan organismos óptimos, pero esto no es así. Por ejemplo, si apareciera un depredador que caza elefantes, estos tendrán que adaptarse para defenderse. Lo ideal sería que pudieran escapar volando, pero por sus características previas no es posible. Seguramente, la adaptación será seguir aumentando de tamaño. Es decir, los organismos nunca llegan a ser óptimos.

3. Recursos genéticos disponibles: ante un cambio, la evolución de una población solo es posible si hay suficiente diversidad genética. Si no la hay, ante un cambio en el ambiente no será posible la evolución, ya que no hay recursos genéticos disponibles, y muy probablemente la población esté avocada a la extinción.

4. Pleiotropía y ligamiento: en la pleiotropía, un mismo gen determina dos características fenotípicas. En el ligamiento, dos genes aparecen siempre unidos y se transmiten juntos. Ambos procesos tienen el mismo resultado: dos rasgos fenotípicos irán siempre ligados. Puede ocurrir que en un proceso de selección natural uno de los rasgos sea seleccionado. Por fuerza, el otro rasgo será seleccionado también, pero no es una adaptación.

5. Alometría: es un cambio desproporcionado en el tamaño de un órgano con respecto a otro, o con respecto al tamaño del cuerpo en su conjunto. Se suele manifestar en el crecimiento de un individuo, ya que cada parte crece a una velocidad diferente.

6. Compensación: cualquier cambio en la parte de la forma de un organismo o en su comportamiento es probable que se produzca a expensas de cambios compensatorios en otra parte del organismo o de su comportamiento. Por ejemplo, algunas plantas tienen la estrategia de producir muchas semillas de tamaño pequeño, mientras que otras producen pocas de gran tamaño. El producir pocas semillas, o el que sean pequeñas, no son adaptaciones sino compensaciones.

En general, todas las adaptaciones se relacionan entre sí, y por eso muchos autores prefieren hablar de series adaptativas: las adaptaciones nunca vienen solas y no se pueden interpretar aisladamente.

Categorías: Ecología, Evolución