Biología

Inicio Evolución Número de cromosomas y evolución

Número de cromosomas y evolución

Publicado por Ramón Contreras

Los cromosomas son las estructuras que forma el ADN de los eucariotas cuando se condensa durante la división celular. El número de cromosomas permanece constante en las especies, por ejemplo el ser humano cuenta con 23 pares de cromosomas (46, siendo dos de ellos los cromosomas sexuales XY). Esto se expresa normalmente como 2n=46XY.

El número cromosómico puede variar entre especies muy relacionadas, siguiendo con el ejemplo de los seres humanos; los chimpancés, cuya homología de secuencias de ADN con la especie humana es del 99% cuentan con 2n=44XY. Esto es debido a que tienen fusionados dos cromosomas que en los seres humanos son telocéntricos. Datos como este hacen suponer que la identidad de las especies no solo está relacionada con el material genético en sí, el ADN, sino también en cómo esta ordenado. Cabe decir que los chimpancés a pesar de tener unos genes muy parecidos a los seres humanos están ordenados de forma diferente dentro de los cromosomas. Es lógico que especies relacionadas tengan un número de cromosomas parecido, por el hecho de venir de una especie antecesora común. Sin embargo, no se puede relacionar dos especies con tan solo el número cromosómico.

Puntualizado esto parece más fácil asumir que el número de cromosomas no tiene nada que ver con el nivel evolutivo de las especies. Además hay que remarcar que no existe tampoco una relación entre la cantidad de material genético (cantidad de ADN ni de genes) con el número de cromosomas. Los organismos con mayor número de cromosomas son las plantas, donde es más frecuente que en lugar de contener 2n cromosomas se tengas otros múltiplos, 4n, 8n. Por ejemplo, la morera negra, contiene unos 308 cromosomas mientras que el virginianus, un helecho, cuenta con 184.

Dentro del grupo de los animales es una especie de mariposa dentro del género Agrodiaetus la que ostenta el título de más cromosomas, con 268. Las gambas o camarones cuentan con un número de cromosomas elevado, que dependiendo de la especie varía entre los 86 y los 90.

La importancia del número de cromosomas se ve reflejada en las mulas. Estos animales son un híbrido entre caballos y burros. Estas especies están estrechamente relacionadas entre sí. Uno de los puntos cruciales de la especiación es la separación sexual entre especies. Los caballos y los asnos han desarrollado sistemas de especiación, para evitar el cruce entre ellos (aunque no demasiado bien, visto lo visto). Uno de estos sistemas es el número cromosómico diferente, los asnos cuentan con 62 pares de cromosomas, mientras que los caballos tienen 64. Es por este problema de apareamiento de cromosomas por el que las mulas no son fértiles.

De la misma manera los cruces entre los bisontes americanos o el yak y las vacas domésticas, especies tan relacionadas evolutivamente como el caballo y el burro, son más viables, puesto que ambos contienen 60 cromosomas.

Finalmente cabe decir que existen casos en los que pueden darse trisomías de un cromosoma determinado (normalmente de los cromosomas de pequeño tamaño o cuyos genes no regulen ningún proceso vital). La mayoría de estos casos dan lugar a enfermedades del desarrollo como el síndrome de Down o el síndrome de Patau, entre otros.

Categorías: Evolución