Biología

Inicio Evolución Las garrapatas y los bebés, esenciales en el bipedismo del ser humano

Las garrapatas y los bebés, esenciales en el bipedismo del ser humano

Publicado por Ramón Contreras

La adopción de la posktura bípeda es un hito evolutivo del ser humano. Se cree que gracias a eso se liberaron las manos que otros primates usaban para caminar y con el tiempo permitió es uso fino de las extremidades superiores y finalmente la creación de herramientas muy elaboradas. Se puede decir que la posición bípeda es clave en el desarrollo de la especie humana. Sin embargo, poco se sabe del porqué se adoptó esta forma de caminar que a la larga produce gran cantidad de dolores lumbares, como muestran cientos de estudios, el ser humano no está pensado para andar como otros bípedos. Sin embargo, las ventajas de esta pose son la base del éxito evolutivo humano.

Un estudio reciente traza una línea entre varios puntos evolutivos creando una impresionante aunque plausible hipótesis de por qué somos tan listos y hacemos herramientas. Todo empieza con las garrapatas. El aumento de garrapatas es un factor que puede haber llevado a los antecesores evolutivos de los humanos a perder pelo. De hecho somos los primates más desnudos del mundo, así que a lo mejor ser el único bípedo está relacionado con este otro aspecto tan único en nuestra especie. En cualquier caso, mientras que nuestros primos evolutivos establecían tratos sociales complejos de acicalamiento para retirar las garrapatas y crear sus sociedades en base a la limpieza comunal, el ser humano perdía pelo para que las garrapatas no pudieran agarrarse y fuera más fácil retirarlas en caso de que aparezcan.

El giro de tuerca que hace que esto influya en el bipedismo es que a consecuencia de esto las crías no podrían agarrarse al pelo de la madre para viajar mientras la madre se desplaza. Esto supone un grna inconveniente para las manadas. Como solución a este problema las madres tuvieron que empezar a acarrear a los bebés con las manos, por lo que ya no podían usarlas para caminar. A la larga esta forma de caminar erguidos se debió imponer para poder desplazarse. Dando finalmente la posición sobre los cuartos traseros actuales.

Es cierto que esta misma posición es la que provoca que las mujeres tengan peores partos que otros primates, pero si realmente era para poder cargar mejor a las crías, es una ventaja y un inconveniente. Otros animales han perdido pelo y no está relacionado con cambios tan radicales en sus formas de vida, como es el caso de los cerdos domésticos. Otros animales desnudos lo son para poder vivir en túneles bajo tierra, pero nuestra especie nunca ha pasado ninguna parte de su evolución bajo tierra.

No se sabe con certeza si esta hipótesis será la razón por la cual nuestra especie adoptó la postura a dos pies. Existen varias posibles hipótesis sobre este punto de la evolución, aunque sin registro fósil completo es difícil establecer con seguridad cual fue la causa exacta de que empezásemos a usar las manos que provocó que nuestro cerebro se desarrollara. Tal vez la posición bípeda era la única manera de que no se nos cayera la cabeza tan grande que estábamos desarrollando. La hipótesis de las garrapatas y los bebés aunque puede parecer cogida por los pelos, y nunca mejor dicho, la verdad es que hace que todo encaje con cierta sincronía que siempre gusta a los estudiosos de la evolución.

Categorías: Evolución