Biología

Inicio Evolución El origen de todas las serpientes

El origen de todas las serpientes

Publicado por Ramón Contreras

Al final de nuestro artículo sobre la historia evolutiva de los vertebrados: “Evolución de vertebrados, ¿cuándo apareció quién? Dejábamos una pincelada dicha sobre el origen del grupo de las serpientes. Retomemos pues ese hilo para hablar ahora del origen evolutivo de las serpientes y el desarrollo de este taxón. Puedes leer el susodicho artículo aquí . Además puedes leer algunos datos sobre la taxonomía de las serpientes en este artículo aquí (próximamente), que es posible que te ayuden a entender un poco más a los ofidios en cuestión.

Las teorías al respecto del origen de las serpientes son como dos serpientes enfrentadas.

Las teorías al respecto del origen de las serpientes son como dos serpientes enfrentadas.

Las serpientes, como el resto de reptiles, son un grupo evolutivamente moderno. Las primeras serpientes se estima que aparecieron, tan solo, en el jurásico temprano, casi en el triásico, hace unos 200 millones de años. Sin embargo, esta aproximación no se puede corroborar hasta encontrar nuevos fósiles, puesto que los fósiles más antiguos que se han podido clasificar dentro de las serpientes tienen 150 millones de años, hallados en África y América, ya en el Cretácico. Ambos periodos temporales pertenecen a la Era Mesozoica, también conocida como la Era de los Reptiles. En este periodo de tiempo no solo las serpientes sino otros reptiles, entre ellos los dinosaurios, fueron los reyes indiscutibles de esta Era.

Los primeros datos que se tuvieron al respecto (fósiles de hace 95 millones de años, de las especies denominadas Haasiophis terrasanctus y Pachyrachis problematicus) parecen indicar que las serpientes surgieron a partir de los grandes lagartos acuáticos (mosasaurios) y que al colonizar el medio terrestre disminuyeron su tamaño, que era realmente grande, llegando a alcanzar fácilmente los 15 metros. La falta de alimento de la tierra en comparación con el mar conjuntamente con el hecho de que ya no necesitaban moverse todo el tiempo para flotar y por lo tanto no necesitaban tanta musculatura, o que ya no necesitaban una relación superficie/volumen (próximamente) baja para mantener su calor corporal son algunas de las hipótesis.

La segunda hipótesis, posterior, sugería que las serpientes tenían su origen en los grandes lagartos terrestres. Argumentando que si fuesen originalmente acuáticas habría más especies marinas que terrestres, que no las hay. Apoyando esta hipótesis encontramos un único fósil (Najash rionegrina, de 90 millones de años), de una pequeña serpiente, 1,5 metros, con pelvis y patas funcionales. Este dato demostraría que las serpientes evolucionaron a partir de lagartos terrestres con una pelvis similar, puesto que la pelvis de los lagartos acuáticos no está tan desarrollada. En las serpientes actuales y, apoyando esta teoría encontramos a las boas y pitones. Estos ofidios tienen espolones vestigiales, a la altura de la pelvis, indicando que en algún momento este grupo, el más antiguo de las serpientes, tuvo extremidades que fue perdiendo.

A pesar de las disputas al respecto del origen de las serpientes, hasta que no se descubran los eslabones que faltan no podrá más que especularse con las ideas. Quedan muchas preguntas en el tintero a parte de su origen sin resolver¿Porqué redujeron su tamaño?, ¿para qué perdieron sus extremidades?, ¿Alguna vez tuvieron orejas externas? ¿Cuando perdieron los párpados y por qué?, etc.

Categorías: Evolución