Biología

Inicio Etología Aves que se han adaptado a vivir en la ciudad, el ecosistema urbano

Aves que se han adaptado a vivir en la ciudad, el ecosistema urbano

Publicado por Ramón Contreras

Un ecosistema es un conjunto de seres vivos que comparten espacio geográfico, las características físicas y químicas del espacio y las interacciones que ocurren entre los seres vivos que lo habitan y con su entorno. Con ese marco de referencia es obvio que podemos establecer un ecosistema en cualquier sitio donde haya seres vivos. Puedes profundizar en la idea de qué es un ecosistema en su propio artículo que le dedicamos en su momento aquí. Uno de los ecosistemas en los que el ser humano ha tenido más éxito es precisamente en el que ellos mismos han creado, las ciudades. Pero, ¿qué tal funciona la ciudad como ecosistema “natural” para otros seres vivos?

El ecosistema urbano no está exento de controversia. Si bien es verdad que hay muchos animales que hemos domesticado, como perros, gatos o caballos, y que viven en ciudades nos vamos a referir a aquellos que viven sin los cuidados humanos. Los pájaros han sido unos de los grandes beneficiarios de las ciudades, las estructuras urbanas han sido siempre una facilidad a la anidación de muchas aves que han encontrado en cables, postes de teléfonos y alfeizares de ventana sitios estupendos desde los que otear para encontrar alimento. Pero no todas las especies han sabido ir de la mano del progreso humano. Palomas, gorriones, mirlos, cuervos o gaviotas han sabido volar en la dirección de las urbes humanas y han encontrado grandes crecimientos demográficos en sus especies. Pero también águilas, cigüeñas o milanas se han adaptado a cazar a sus presas desde rascacielos y torres de campanarios. Para todos estos animales las ciudades, y los desperdicios que se generan y que no son correctamente desechados, son una fuente inagotable de comida. En Madrid, la capital de España, a principios del siglo XX no se había avistado ninguna gaviota. Cien años más tarde la población invernante de gaviotas de varias especies es cerca de medio millón de ejemplares. Las gaviotas se han adaptado a vivir tierra adentro. Duermes en los embalses y en las gaveras y van a comer a los vertederos, de esta manera no solo pasan el invierno alejados de la costa, sino que ya residen allí gran parte del año. Este cambio de comportamiento en las gaviotas está claramente influenciado por la presencia humana pero no hay que atribuirle un valor ni bueno ni malo, es un ejemplo de la habilidad de varias especies de gaviota para adaptarse a un medio cambiante y aprender a vivir en una zona donde la comida está asegurada en lugar de tener que ir al mar a cazarla.

En la jungla de cemento, Nueva York, la apertura de nuevas zonas verdes ha llevado a un aumento de la fauna salvaje en los últimos treinta años. Su población silvestre cuenta con unas seis mil especies en total. Allí, varios miles de ardillas o de mapaches (por no contar a las ratas) son las presas del águila calva, halcones de cola roja y búhos reales que han decidido habitar en la gran manzana. Estos grandes depredadores sobrevuelan el asfalto de la ciudad en busca de los pequeños roedores y otras presas a las que poder echar la garra. El ciclo es el mismo que el que podría pasar en un bosque, solo que en esta ocasión las águilas ven coches y humanos mucho más de vez en cuando que en los campos.

Categorías: Etología