Biología

Inicio Conservación Día Internacional de las aves playeras

Día Internacional de las aves playeras

Publicado por Ramón Contreras

Si te intento hablar de aves playeras es muy posible que lo primero que te venga a la mente sea una gaviota que te robó a ti o a alguien cercano un churro o un bocadillo o una bolsa de patatas cuando pasabas un agradable día de playa sin complicaciones. Las gaviotas efectivamente son animales playeros, pero no son las únicas aves que hacen su vida en las playas.

El pilpilén negro u ostrero negro es una de las aves playeras que habitan en el hemisferio sur.

Se conocen como aves playeras a las 351 especies que forman el grupo de las caradriformes (Charadriiformes). Las más conocidas y numerosas son las gaviotas (son el 15% de todas las especies aproximadamente). Como adivinarás, una de las características definitorias de este grupo es su relación con el agua, ya sea dulce o salada. Todas las especies, en ecosistemas muy diversos y alrededor del mundo, se relacionan no solo filogenéticamente, sino que todas mantienen su relación con el agua para vivir. Las podemos observar en humedales, ya sean interiores o costeros, en playas de arena, sistemas dunares, pastizales y otros hábitats. Al ser un grupo tan diverso, muestran una plétora de tamaños, alimentaciones muy variadas, hay aves playeras migradoras y residentes y las diferentes especies tienen comportamientos sociales también muy variados. Algunas características que tienen son: dedos largos para la estabilidad en la playa, patas largas para no mojarse el cuerpo, picos largos para buscar alimento bajo el sustrato blando y colores crípticos moteados para evitar a los depredadores. Algunas aves de este grupo se llaman: Playero canuto, playero rojizo, playero blanco, etc. A los que hay que sumar todas las gaviotas, alcatraces y ostreros.

Pero, ¿por qué hacerles un Día Internacional a las aves playeras? La razón se esconde en las primeras frases que te he dicho. Tú y millones de personas invaden su espacio vital cada verano para disfrutar del Sol, la playa, el mar y el descanso. Por desgracia, estas aves viven allí y la pérdida de su hábitat es una de las principales causas de que cada vez más especies de aves playeras se encuentren acorraladas. El caso de las gaviotas es una muestra de lo que una especie sometida a la presión de la convivencia puede hacer, adaptarse magníficamente y proliferar. Aunque por desgracia otras especies no son tan versátiles como las gaviotas.

Las aves playeras plantan sus nidos cerca del mar, más o menos a la distancia a la que la gente deja sus coches, por lo que la afluencia de vehículos suele espantar a las parejas nidificantes y se pierden generaciones casi enteras. Otro de los factores que están afectando a estas especies es la contaminación ambiental. Las playas y el mar sucio, lleno de plásticos y colillas, suele acabar en los nidos y en ocasiones en los estómagos de estas aves que confunden las colillas con comida.

Las aves playeras viven en todas las playas, las bonitas y las muy bonitas, es nuestra labor crear espacios de convivencia entre el ser humano y estas especies para que puedan llevar a cabo su vida de la manera más tranquila posible. Por eso, cuando te acerques a una playa y veas que hay zonas acotadas o prohibidas para los humanos, ya sea en vehículo o a pie, respeta las señales y deja que estas aves playeras puedan vivir tranquilas durante los meses de verano.