Biología

Inicio Ecología Xerofilas, adaptaciones a la sequía

Xerofilas, adaptaciones a la sequía

Publicado por Ramón Contreras

Un organismo xerofilo es aquel que está adaptado a las bajas concentraciones de humedad. Normalmente lo entendemos como que es capaz de sobrevivir con baja pluviosidad o en ambientes secos. La falta de humedad puede ser causada por ambientes con altas temperaturas o muy bajas temperaturas, la cuestión es que la cantidad de agua disponible para la vida sea baja (y disponible es la palabra clave). En general hace referencia a los tipos de organismos que tradicionalmente están muy relacionados con el agua. La mayoría de ejemplos la encontramos en plantas y bacterias, grupos taxonómicos que están muy relacionados con el agua. Otros grupos altamente relacionados con el agua no tienen especies xerófilas, puesto que su dependencia del líquido elemento es muy alta, algunas de ellas son los peces o los anfibios. Aunque podríamos decir que los reptiles, aves y mamíferos son los peces y anfibios xerófilos definitivos.

Las plantas xerófilas son aquellas que están adaptadas a climas secos. Para ello muchas de ellas han desarrollado estrategias similares para sobrevivir a pesar de encontrarse en taxones diferentes. Las raíces largas y profundas son una constante en los árboles de este grupo, que les permite llegar al agua profunda del subsuelo. Por otra parte muchas almacenan agua en diferentes tejidos, ya sea en las hojas, como los cactus, el tronco, los tallos o en bulbos bajo tierra como la cebolla. Ejemplos de ello son los cactus, pero también los líquenes que viven en Groenlandia. En cambio existen muchas estrategias adaptativas en las que han evolucionado las hojas. Unas son rizadas, tiene vellosidades encima o han pasado todos sus estomas al envés para reducir la pérdida de agua. Perder las hojas durante el invierno es normal en los climas fríos, otras especies las pierden durante las mayores insolaciones para evitar la pérdida de agua. La forma fotosintética CAM es típica de las crasuláceas, las plantas crasas para reducir la producción de agua. Cada especie tendrá un conjunto de estrategias concreto contra la sequía. Regiones secas del mundo,más allá de los desiertos se pueden encontrar en todo el globo.El clima mediterráneo se considera seco por lo que árboles como los pinos, los olivos o la higuera tienen adaptaciones al clima con pocas lluvias. Otras regiones como la Patagonia, la Meseta Collao en Bolivia o la Región del Chaco en Paraguay son algunos de los sitios donde podemos encontrar estas plantas. Estas regiones a veces se denominan semiáridas o subhúmedas. La mayoría de ellas no reciben en todo el año 800 mm de agua y en los desiertos las lluvias son menos de 400 mm de agua. Las temperauras medias suelen ser también elevadas, por encima de los 22ºC de media anual. Estas regiones semiáridas son muy extensas en el mundo y suelen encontrarse entre los desiertos y las zonas húmedas.

Aunque el término es botánico se ha extendido a otros grupos de seres vivos. En bacterias se usa para referirse a especies que son capaces de resistir la sequía, normalmente mediante la formación de cuerpos resistentes o esporas.

Categorías: Ecología