Biología

Inicio Ecología La sobreexplotación de los recursos naturales

La sobreexplotación de los recursos naturales

Publicado por Ramón Contreras

La sobreexplotación es el abuso de un recurso hasta su extinción. Este concepto que cada vez está más presente hace referencia al mal uso de los recursos naturales. Normalmente estos son renovables. Los árboles vuelven a crecer o los peces se reproducen en el mar. Sin embargo, si talamos demasiados árboles de vez, o tomamos demasiados individuos de una especie no estamos dando tiempo a que estos recursos naturales se repongan, sacamos más de los que crece la cantidad del recurso. En ese caso hablamos de sobreexplotación. La sobreexplotación de los recursos no es una cosa exclusiva del ser humano, otras especies tanto de bacterias como de eucariotas sobreexplotan sus recursos, la diferencia es que el ser humano tiene la capacidad de acabar con ellos en todo el mundo, mientras que otras especies actúan de manera más local y su efecto puede ser paliado con el tiempo. En ocasiones la sobrexplotación la causan otras especies que no son el ser humano, pero que han sido introducidas en un ecosistema extraño por él. Muchas especies de las islas del pacífico Sur donde se han introducido especies domésticas humanas han visto a su propia fauna y flora sobreexplotada por estos colonizadores acompañantes de los humanos.

El ser humano ha tomado de la naturaleza todos los recursos para sobrevivir,como el resto de los seres vivos. Sin embargo, el aumento de las necesidades humanas o la mala gestión de las necesidades humanas han llevado a que algunos recursos preciados sean más escasos. Por ejemplo, los líquenes crecen unos pocos milímetros cada año, pero la industria cosmética los usa para sus productos. Al crecer tan poco a poco los líquenes y sus extractos son un bien escaso que por un lado hace que suba el precio del cosmético y por otro pone en peligro a los líquenes que pueden desaparecer si consumimos más de lo que crecen cada año.

La mayoría de los recursos naturales son renovables. La madera o la caza puede regenerarse si se le deja el timepo necesario para ello. Pero por ejemplo la cantidad de minerales que tenemos en la tierra son limitadas y una vez extraído todo el oro del subsuelo ya no se generará más. Lo mismo pasa con el petróleo que es el resultado de la conversión del carbono fosilizado, una vez acabada la reserva de un yacimiento no vuelve a aparecer más petróleo en ese sitio y hay que ir a buscarlo a otra parte.

Mientras que algunas especies no sufren la explotación humana, porque no son de interés, otras especies son muy agradables para los intereses humanos y son depredadas con gran ahínco. Los salmones o las ballenas son especies de gran interés alimentario, por lo que se pescan de forma muy intensa. Estas especies se encuentran en peligro de extinción en parte por la acción humana. Pero a veces, debido a las prácticas de extracción de determinados recursos otras especies pueden verse perjudicadas. La eliminación de la selva para generar tierras de labranza está acabando con el hábitat de miles de especies. Aunque estas no se encuentran explotadas están sufriendo la sobreexplotación de su hábitat. A esto se le denomina efecto cascada, puesto que la eliminación de un recurso de interés humano afecta a otros elementos del ecosistema que se ven así en peligro.

Categorías: Ecología