Biología

Inicio Botánica, Ecofisiología Competencia entre las plantas por recursos

Competencia entre las plantas por recursos

Publicado por Marlene

La competencia por recursos se puede considerar como «la captura de recursos esenciales de un grupo común y finito por parte de individuos vecinos». Es importante destacar que esta definición incluye el uso directo de recursos comunes, el efecto indirecto de una planta en la disponibilidad de un recurso para su vecino y procesos tales como la reducción de la oferta de recursos. Esto define la competencia de recursos como un proceso impulsado por mecanismos particulares y, a su vez, este proceso tiene resultados distintos, como la reducción de la biomasa, la reproducción y la persistencia. Los elementos comunes a todas las estrategias de captura de recursos existen frente a la competencia: (a) las plantas generalmente intentan capturar los recursos antes que sus vecinos, y (b) las plantas invierten preferentemente en estructuras que permiten la captura de los recursos con mayor demanda, lo que da como resultado compensaciones (por ejemplo, un mayor crecimiento de los brotes a expensas del crecimiento de la raíz) que puede afectar su capacidad para obtener otros recursos y competir.

Luz.

La competencia por la luz es quizás la forma más simple de competencia de recursos porque la luz es unidireccional y altamente predecible en el suministro en comparación con el agua y los nutrientes del suelo. Los rasgos clave para la competencia por luz incluyen fenología, altura y tasa de crecimiento relativa.

El aumento de la altura y el área foliar dan como resultado una reducción en la ganancia neta de carbono por planta individual, pero permite que la planta suprima a sus vecinos. Una mayor inversión en tallos y hojas y la reducción potencial de la ganancia de carbono impulsada por la necesidad de anticiparse a la captura de luz por parte de los vecinos también puede reducir la capacidad de la planta para adquirir agua y nutrientes del suelo y dar como resultado una capacidad competitiva general disminuida.

Agua.

En general, las plantas tienen dos estrategias para lidiar con la competencia por el agua: (a) invertir en rasgos que minimicen la competencia a través de la rápida absorción (baja eficiencia en el uso del agua) y la prevención, y (b) aumentar la eficiencia en el uso del agua para aumentar la capacidad competitiva.

Las especies de plantas de regiones semiáridas y áridas minimizan la competencia por el agua a través de la división temporal y espacial de nichos. Por ejemplo, las especies leñosas y graminoides a menudo acceden al agua desde diferentes profundidades. Además de la absorción rápida, la osmorregulación que reduce los potenciales de agua de las células puede mantener las tasas de absorción incluso cuando los suelos están secos.

Nutrientes del suelo.

La competencia por los nutrientes del suelo es más compleja que la competencia por la luz o el agua, porque cada nutriente tiene una dinámica particular que varía con las propiedades del suelo. La adquisición de nutrientes del suelo crea zonas de agotamiento alrededor de las raíces. Esta interfaz raíz-suelo es crítica para la adquisición de recursos del suelo, especialmente para nutrientes como P, que tiene bajos índices de difusión y no se adquiere a través del flujo masal.

Categorías: Botánica, Ecofisiología