Biología

Inicio Ecología La necesidad de los estudios de impacto ambiental

La necesidad de los estudios de impacto ambiental

Publicado por Ramón Contreras

Cuando el ser humano se embarca en hacer construcciones en el mundo siempre se altera el medio. Si nos dicen que toda alteración del medio supondrá cambios en el entorno lo entendemos, pero muchas veces no vemos las posibles repercusiones de estos cambios. Estas alteraciones pueden llevar a perdida de recursos ecológicos y/o biológicos, lo que repercute en la sociedad humana moderna y futura a nivel estético, económico, ético y ecológico. El aumento de la urbanización o la desaparición de territorios vírgenes están llevando a una perdida creciente de la diversidad biológica, que a la larga se manifestará como una disminución de la capacidad evolutiva del planeta.

Las carreteras a demás del impacto visual suponen una barrera infranqueable para los animales en muchas ocasiones. Dividiendo las poblaciones o separando el area de campeo de un animal.

De un tiempo a esta parte se han incluido estudios del impacto medioambiental que ocasionan los cambios que introduce el ser humano, la mayoría de estos cambios son perjudiciales, y muy pocos de ellos son beneficiosos para el medio ambiente.
Toda obra o construcción tiene que tener un plan de evaluación ambiental y de restauración o de minimización del impacto. Estas tareas ya obligatorias en algunos países tienen que estar presentes en todo plan de obras. En España viene regulado por ley, siendo la resolución 132/2009 del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente el principal sitio de referencia para llevar a cabo los proyectos de evaluación con su “Reglamento del proceso de evaluación de impacto ambiental” o en Méjico está recogido en la “Ley general del equilibrio ecológico y la protección al ambiente” cuya última modificación es de junio del 2012. Lamentablemente como realizar estos estudios del impacto encarece los costes del proyecto muchas veces se pasa por alto o se paga a algún evaluador que sea favorable al proyecto.

Las carreteras, las presas en los ríos e incluso los postes de electricidad crean una disrupción en el ecosistema. Es evidente que no todas las acciones humanas tienen la misma repercusión en la naturaleza. Por ejemplo los postes de electricidad tienen un impacto menor que la construcción de una carretera. Un poste de electricidad que no supone un impedimento al movimiento de los seres vivos dentro de un territorio. Sin embargo, puede ser peligroso para algunos pájaros de vuelo nocturno que pueden no verlo. De la misma manera un campo de molinos de energía eólica puede ser fatal para estas aves, para paliar el impacto de estas construcciones en la fauna se ponen luces o algún tipo de señal para que los pájaros puedan evitar chocarse.

Las construcciones más grandes como presas, carreteras o edificios, no solo tienen el impacto intrínseco debido a su existencia, sino que también hay que tener en cuenta la duración de las obras y toda la maquinaria que se necesita. Por ejemplo la construcción de un tramo de una carretera tuvo que interrumpirse puesto que pasaba por el área de distribución de un pequeño pájaro cantor en peligro de extinción. Con el ruido de los camiones y las obras se previó que las hembras de este pequeño pájaro no hubiesen podido oír el canto de los machos y que no se hubiesen podido aparear, con el consiguiente revés para las labores de recuperación del ave.

Si se quiere conservar nuestro medio ambiente no solo hay que crear parques protegidos y campañas de recuperación de especies. También hay que evitar causar el daño en primer lugar, por eso es importante que las obras lleven un buen plan de prevención de impacto ambiental, para lo cual es necesario conocer extremadamente bien el ecosistema que se pretende alterar, con el fin de evitar grandes destrozos naturales y ecológicos y poder restaurar lo que destrocemos.

Categorías: Ecología