Biología

Inicio Ecología, Manejo de recursos naturales Fuentes de energía no renovables del siglo XXI

Fuentes de energía no renovables del siglo XXI

Publicado por Ramón Contreras

El uso de los recursos energéticos del planeta es un tema de interés para la humanidad en tato que un mal uso de ellos están afectando al ecosistema global del planeta. Problemas como el calentamiento global, la pérdida de la capa de ozono o el aumento del CO2 atmosférico debido a la liberación del carbono contenido en los combustibles fósiles están afectando a la vida. Si bien la humanidad llevaba aprovechando los recursos fósiles desde hacía siglos ha sido durante el siglo XX que su uso se ha multiplicado por 20. De hecho, durante el inicio del siglo XI ha seguido creciendo hasta que en el 2019 su crecimiento se ralentizó en comparación con el aumento de crecimiento que llevaba experimentando. En 2019 “tan solo” creció el consumo energético en un 0,7%. En la última década ha sido el conglomerado de los países con mayor crecimiento los que ha generado el 78% del aumento de consumo eléctrico. Estos países emergentes del siglo XXI se conocen como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

En realidad, la tierra recibe toda su energía del Sol. Los fotones que llegan y son capturados en el planeta por los seres vivos y por elementos físicos como el agua o el aire al calentarse son toda la energía que hay en la tierra. La acumulación de esta energía en los enlaces químicos de los seres vivos que después se han fosilizado durante millones de años es lo que produce la que conocemos como energía fósil, o como combustibles fósiles.

Las fuentes no renovables de energía son a principios del siglo XXI (datos de 2017). Los combustibles fósiles representan alrededor del 80% de la energía que se consume en el planeta. A pesar de los intentos de las naciones por llegar a un equilibrio entre las energías renovables y las finitas, el petróleo, el carbón y el gas generado y acumulado durante largas eras geológicas siguen siendo de largo la principal fuente de energía a nivel mundial. El petróleo que mueve las máquinas de motor de explosión es una de las energías más utilizadas (independientemente de los problemas asociados a los derivados plásticos). La quema de estos combustibles en centrales eléctricas da energía a gran parte de ciudades, aunque esta tendencia se está revirtiendo sobretodo en los países del primer mundo. En ellos la apuesta por las nuevas tecnologías renovables muchas veces suponen hasta el 25% de la energía nacional.

Como parte de las energías no renovables hay que hablar sin duda de una de las más controvertidas. La energía nuclear supone el 2,2% del cómputo total de la energía que se emplea al año. A pesar de que esta fuente de energía está demonizada por los grandes desastres asociados a su mal uso es una de las alternativas que se plantean para su uso fuera del planeta en la colonización de Marte, puesto que son de larga duración. Los problemas con esta fuente de energía “limpia”son el almacenaje de los residuos, todavía radioactivos, una vez han perdido su máxima actividad. En este aspecto la industria está desarrollando tecnologías que permitan utilizar estos desperdicios nucleares como fuente de energía para dispositivos que no requieran tanta energía. En esta línea hace poco se habló de hacer móviles con batería nuclear. De esta manera nunca se acabaría la energía de los teléfonos personales y nos olvidaríamos de estar conectándolos cada día.

Categorías: Ecología, Manejo de recursos naturales