Biología

Inicio Conservación Cotorras, el pájaro invasor

Cotorras, el pájaro invasor

Publicado por Ramón Contreras

Las cotorras son un conjunto de especies de aves propias de Sudamérica. La más conocida es la cotorra de Kramer, monje o argentina, fácil de reconocer por su plumaje verde brillante, con una cola larga y una terminación en punta que las hace fácilmente reconocibles. Además son aves sociales y ruidosas, que construyen grandes nidos esféricos donde habita gran número de parejas. Su distribución original era el centro y el cono sur de Sudamérica, desde la latitud de Bolivia, hasta Argentina. Lee más sobre estas aves tan versátiles en su propio artículo aquí (próximamente).

Esta ave tiene una capacidad para adaptarse a nuevos entornos humanizados que ha ayudado a que su distribución aumentara, primero hacia el sur de Argentina, donde pasó de distribuirse hasta la provincia de Córdoba a encontrarse poblaciones incluso por debajo de Buenos Aires y la Pampa.

Debido a sus vistosos colores este tipo de loro se popularizó como animal de compañía. Esta especie que en su distribución original se encuentra catalogada en la lista de especies en peligro de extinción de la UICN como especie de preocupación meno. Sin embargo, su exportación a otros países americanos y europeos y la posterior suelta de ejemplares, accidental o no, ha hecho que en muchos otros países sea catalogado como una especie invasora a temer. Ésta no es la primera especie que en su distribución original se encuentra dentro de las listas de conservación y luego al exportarse se convierte en un animal invasor, otro caso parecido es el del ciervo.

En norte de América en la década de 1960 ya fue avistada la cotorra en estado natural y se convirtió en especie invasora. En Europa los avistamientos empezaron en la década de 1980, en la actualidad está distribuida desde Reino Unido hasta Turquía y España. Además también se han reportado poblaciones estables en el norte de África, donde también está invadiendo en continente. Desde entonces la población de estas aves ha ido en aumento de forma alarmante. Tanto que en 2013 se cataloga como especie exótica invasora en España y se permite abatirlas en cualquier número durante las actividades cinegéticas. La habilidad de las cotorras para alimentarse de gran variedad de alimentos hace que en las zonas urbanas desplace a las aves autóctonas, como palomas, mirlos, aviones, etc.

El estudio genético de las poblaciones invasoras en ambos continentes revela que todas proceden de una misma región del sur de América, concretamente la región entre Rio Grande do Sul (Brasil), Entre Ríos (Argentina) y Uruguay. Además el estudio genético ha demostrado que la variabilidad genética de las poblaciones invasoras es menor. Este es uno de los rasgos típicos de las especies invasoras. No obstante la baja variabilidad de las cotorras parece indicar que no solo provienen de un área restringida de América del sur, sino que además la selección natural ha favorecido la supervivencia de tan solo algunos genotipos más adaptados a las condiciones de los países destino.

Estas aves que se asientan en los parques no son migratorias, aunque pueden cambiar la localización de su nido en función de sus fuentes de alimento. Gracias a esto la expansión de estas aves como especie invasora se centra en los centro urbanos y en menor medida en las zonas naturales de los países destino.

Categorías: Conservación