Biología

Inicio Biogeografía, Conservación, Ecología, Educación biológica 1 de Junio: Día Mundial de los Arrecifes de coral

1 de Junio: Día Mundial de los Arrecifes de coral

Publicado por Ramón Contreras

El 1 de junio es el Día Mundial de los Arrecifes. Esta fecha sirve para recordar a la población los problemas que tienen estos ecosistemas marinos y concienciar a la sociedad sobre la importancia de mantenerlos. Los arrecifes son formaciones marinas que se encuentran amenos de 11 metros de la superficie durante la marea baja. Pueden ser de origen abiótico, no estar formados por los seres vivos, como es el caso de bancos de arena o formaciones rocosas. Pero los más cocidos son los arrecifes bióticos, aquellos formados por seres vivos. Estos son precisamente los que se trata de recordar tal día como hoy.

Los arrecifes de coral están formados por los esqueletos de miles de corales anteriores y una pequeña capa de corales y algas calcáreas nuevas en su superficie. Los corales son animales marinos (no son capaces de realizar la fotosíntesis, pero sí crecen cerca de la superficie) de la Familia taxonómica Cnidaria, el mismo grupo que las medusas. Sin embargo, a diferencia de estas últimas son capaces de generar estructuras rígidas que perduran en el tiempo, el coral. Para formarlo sintetizan aragonito, un tipo de cristal mineral calcáreo que depositan en la superficie de su cuerpo. A medida que van creciendo las partes viejas de su cuerpo se mueren y van quedando solo los restos, que serán los que formen el arrecife. Los pólipos, pues así se llaman los seres individuales que forman el coral, transforman el carbonato del mar en piedra biológica. Existen corales de multitud de formas y colores. Algunos serán ramificados, mientras que otros tendrán apariencia de esponja.

Los arrecifes de coral son una de las maravillas del mundo acuático

Los arrecifes de coral se han formado durante miles de años y han llegado a formar una parte importante de los ecosistemas marinos. No todos los corales forman arrecifes, hay corales que viven por debajo de los 50 metros de profundidad. Los arrecifes de coral se suelen encontrar en aguas tropicales y templadas. Allí los corales forman colonias que irán creciendo hasta llegar a suponer una barrera para el agua, con lo que pueden cambiar la orografía de la costa.

Los arrecifes son importantes en términos biológicos porque albergan hasta un 25% de la diversidad de la vida marina. Además, su efecto barrera protege las zonas costeras de islas y atolones permitieno la vida de otra gran variedad de seres vivos. Finalmente, los arrecifes al formar el carbonato cálcico captan CO2 del agua, pero que en última instancia viene de la atmósfera, por lo que captan CO2 reduciendo el efecto invernadero.

Desgraciadamente, los corales son muy sensibles a la contaminación. Al situarse cerca de las costas son objeto de contaminación por parte de los barcos que circulan cerca. Además, el aumento de la temperatura de los mares debido al calentamiento global disminuye su capacidad para reproducirse y sobrevivir. Por otro lado, debido en parte a su proximidad con la costa y también por su belleza son un destino turístico excepcional, pero la presencia humana descontrolada puede alterar el equilibrio del ecosistema. Además, se ha recolectado coral indiscriminadamente durante mucho tiempo. El coral es un ser vivo de crecimiento lento, por lo que algunas prácticas de recolección han acabado por destruir estas maravillas de la naturaleza.

En este Día mundial de los arrecifes queremos recordar la importancia ecológica que tienen y dar algunas recomendaciones para su protección. No compres souvenires hechos con coral, si buceas en un banco de coral hazlo de forma responsable y este verano usa bloqueadores solares respetuosos con el medio ambiente.