Biología

Inicio Botánica Yaca, nanca o nanjea, la fruta de 50 kilos

Yaca, nanca o nanjea, la fruta de 50 kilos

Publicado por Ramón Contreras

Laglobalización tiene sus detractores, pero lo que si ha conseguido es que en cualquier parte del mundo podamos comer frutas que hasta hace tan solo 50 años ni conocíamos que existían. Cada año vemos con asombro nuevas adquisiciones en el lineal de los supermercados o con mucha más frecuencia en los mercados más tradicionales que traen frutas y verduras exóticas en parte para atraer a la clientela mirona y en parte porque saben que los clientes de mercados buscan una mayor variedad y calidad que en el simple supermercado. La fruta del árbol de yaca, nanca, nanjea o panapén se ha extendido desde el sudeste asiático hacia otros mercados. Si bien todavía es rara encontrarla en muchos sitios, su mera presencia en mercados tan alejados como holanda, Canadá o Japón ya es un éxito para la riqueza nutricional y culinaria del mundo.

Filogenia e historia evolutiva: la yaca recibió su nombre científico en 1789 por Lamarck (no todo lo que hizo este gran pensador de la época debe demonizarse como su hipótesis de la evolución, lee sobre ello en nuestro artículo aquí, próximamente). La especie ha tenido varios sinónimos pero en la actualidad se la reconoce como Artocarpus heterophyllus. En el mismo género encontramos otra fruta de mercados eclécticos y relacionada con los piratas, la fruta del pan, (A. altilis). Ambas especies del género forman parte de la familia taxonómica Moraceae, incluida dentro del Orden Rosales (uno de los más diversos de plantas con flor), de la Clase Magnoliopsida y la división Magnoliophyta (las plantas con flor). Debido a la distribución en las islas Indonesias la yaca tiene una gran variedad genética, aunque sus subespecies no han sido todavía bien caracterizadas.

Descripción física: el árbol de yaca produce frutos todo el año en las condiciones adecuadas. Puede alcanzar casi los 20 metros de altura y su tronco es muy grueso, de varios metros, con corteza rojiza y madera amarilla en su interior. Las hojas tienen un borde recto, son muy alargadas sin ser lanceoladas. Las flores femeninas aparecen sobre el tronco y las ramas más viejas, se diferencia de la flor masculina en que esta es mucho más pequeña. El fruto que puede llegar a pesar 50 kilos tiene forma oblonga, de piel verde coriácea forma como espinas romas por toda la superficie. Su carne es jugosa con un sabor muy frutal y una gran semilla dentro de cada uno de sus gajos.

Distribución y hábitat: Originaria del sur y el este de Asia, se considera que posiblemente la India o Indonesia sea su lugar de origen. Al ser una planta tropical necesita unas condiciones de alta humedad o lluvia, mucha insolación y soporta muy mal las heladas. Todo esto hace que se puedan cultivar en una franja estrecha entre los trópicos, pero su distribución por América y otros puntos de Asia ha sido un éxito.

Interacción con el ser humano: sus frutos de gran tamaño dificultan en cierta medida su comercialización a pequeña escala, pocas familias pueden consumir 30 kilos de fruta antes de que se pase. Por otra parte, su madera de intenso color amarillo se emplea de forma regional en ebanistería precisamente por su color y la calidad de la madera. Bangladesh adoptó la yaca como fruta nacional, dada la importancia que tiene en el país.