Biología

Inicio Botánica El kiwi, la fruta

El kiwi, la fruta

Publicado por Ramón Contreras

En contra de la creencia popular de que el kiwi no es una planta originaria de Nueva Zelanda, esta fue introducida en dicho país a principios del siglo XX. En la actualidad el mayor productor de kiwis es Italia, por delante de Nueva Zelanda, cuna postiza de esta fruta.

Filogenia e historia evolutiva
: el kiwi responde al nombre científico de Actinidia deliciosa. El género Actinidia comprende más de 70 especies reconocidas siendo el kiwi la de mayor importancia económica. Pertenece a la Familia Actinidaceae del Orden de las Ericales, dentro de la Clase Magnoliopsida de la División Magnoliophita. Existen una docena de variedades de kiwis cultivados, con diferentes características de fructificación y de maduración del fruto. Las variedades se dividen en dos tipos, las neozelandesas y las americanas. La variedad neozelandesa Haiward es la más cultivada de todas.

Se llamó kiwi a la planta a su llegada a Nueva Zelanda por su parecido con el ave originaria de esas islas.

Se llamó kiwi a la planta a su llegada a Nueva Zelanda por su parecido con el ave originaria de esas islas.

Descripción: el kiwi es una planta leñosa, que alcanza los 9 metros de altura. Normalmente es trepadora, usando zarcillos para subirse por encima de otras plantas. Las hojas se sitúan en las ramas de forma alterna. Las hojas de unos 10 cm de largo presentan un largo peciolo y el envés de las hojas tiene un color blanquecino (característica usual de las Ericaceas), mientras que el haz de la hoja mantiene un verde intenso. Las flores adultas tienen un color amarillento y están formadas por 5 pétalos de menos de 5 cm. Las flores se reúnen en racimos de 3 o 4 flores en las axilas de las ramas superiores. El kiwi es una planta dioica, es decir, tiene individuos masculinos y femeninos. Esto lleva a que se tengan que plantar cerca las plantas macho y las hembras para que las abejas puedan llevar a cabo la polinización con éxito a cambio de un poco de polen para ellas mismas. El fruto es una baya ovalada suculenta de piel marrón con vello. Su pulpa es verde y en rodeando su centro blanco se encuentran distribuidas las semillas del kiwi. Tras quitarle la piel se puede comer toda la baya que tiene poco menos de 100 g de peso.


Distribución y hábitat
: el kiwi es originario de la zona montañosa de Zhejiang, en los valles del río Yangtsé, al este de China. En la actualidad se cultiva en todo el mundo en climas subtropicales con suelos secos y ligeramente ácidos. Dando buenos resultados en países mediterráneos o California, que posee un clima similar.

Interacción con el ser humano: el ser humano ha extendido el kiwi por todo el mundo y su gran cantidad de vitamina C (el doble que una naranja) ha llevado a su comercialización a nivel mundial. Su piel es un alérgeno frecuente (lee más sobre alergias alimenticias aquí). La conservación industrial de los frutos se realiza a 0ºC y en atmosfera controlada con metilciclopropeno, sustancia que impide que el fruto madure durante el transporte y se reblandezca. El etileno es la fitohormona que produce la maduración del fruto y gracias al metilciclopropeno (otra fitohormona natural) se impide que madure antes de llegar al mercado. Puede conservarse en estas condiciones durante más de 3 meses. Puedes aprender más sobre los frutos climatéricos, como el kiwi, y su conservación en casa en nuestro artículo aquí.

Categorías: Botánica