Biología

Inicio Botánica Menta poleo

Menta poleo

Publicado por Ramón Contreras

La menta poleo o simplemente poleo es una de las plantas más utilizadas como remedio casero tradicional del mundo. La menta poleo comparte muchas características con el resto de plantas del género Mentha. Por eso para centrarnos en el poleo puedes revisar nuestro artículo para saber más sobre el género, aquí.

Las inflorescencias formas bolas de flores alrededor de los nudos

Las inflorescencias formas bolas de flores alrededor de los nudos

Filogenia e historia evolutiva: la menta poleo responde al nombre de Mentha pulegium. El género Mentha comprende a algunas de las plantas aromáticas más conocidas por el ser humano, como son la Menta piperina o la hierbabuena (puedes leer los artículos sobre ellas aquí y aquí). El género Mentha comprende una treintena de especies, de las que algunas de ellas son el resultado de la hibridación de especies puras del género, como por ejemplo la Mentha piperita, que no debería considerarse una especie puesto que su reproducción sexual no es efectiva.

Descripción: la menta poleo presenta una forma arbustiva de no más de medio metro de altura. Tiene una alta densidad foliar debido a la gran ramificación que genera la planta. El poleo, como todas las especies del género Mentha pertenece al grupo de las plantas aromáticas. Éstas se caracterizan por tener el tallo cuadrado. Sus hojas de pequeño tamaño, unos 2 centímetros, aparecen opuestas en el tallo. Su forma es lanceolada u ovalada y presentan el margen dentado. La hoja, de color verde mate, está casi pegada al tallo, unida por un peciolo muy corto.

Las flores son muy pequeñas, algo más de 5 mm. Tienen tonos lilas o rosas y crecen en inflorescencias agrupadas. Las flores constan de 4 lóbulos pilosos, de los que sobresalen 4 pistilos, dentro se encuentran un ovario dividido en 4 lóbulos. Las agrupaciones de flores adoptan una forma globosa en la zona de unión de la hoja y el tallo, dejando los entre nudos a la vista. El tipo de inflorescencia es una de las formas más fáciles de diferenciar a la menta poleo de otras mentas, si no tienen flores se distingue por el olor característico y muy penetrante. Las flores aparecen en primavera o verano y se polinizan por insectos.

Distribución y hábitat: la menta poleo se extiende de forma natural por toda Asia y Europa, su óptimo de crecimiento se encuentra en la cuenca mediterránea, de donde se supone que es originaria. Suele aparecer en suelos húmedos, cerca de fuentes de agua, por ejemplo, aunque resiste bien el calor y necesita buena insolación. No tiene preferencias por suelos ácidos o básicos. Se la encuentra desde el nivel del mar hasta casi los 2000 metros de altura, aunque no soporta bien las heladas.

Interacción con el ser humano: el poleo menta es empleado como infusión de hace miles de años. Se ha empleado para mejorar el tránsito intestinal, gracias a su contenido de carvacrol, timol y mentol. A su vez tanto en infusión como en vapor se ha usado mucho para despejar las vías respiratorias, como otros miembros del género Mentha, debido a su contenido elevado de mentol, un aceite esencial que relaja los bronquios. Por otra parte un exceso puede resultar nocivo, puesto que la planta contiene algunas sustancias tóxicas que pueden afectar al hígado, aunque solo en dosis muy elevadas de menta poleo.

Categorías: Botánica

Un comentario para “Menta poleo”