Biología

Menta

Publicado por Ramón Contreras

Menta es el nombre común que reciben una serie de especies vegetales del género Mentha. Su agradable aroma hace que sea frecuente en infusiones desde Japón hasta Marruecos.

Filogenia e historia evolutiva
: el género Mentha pertenece a la Familia taxonómica Lamiaceae, comúnmente conocido como las lamiaceas o labiadas (de las que podrás saber más en nuestro artículo aquí). Dentro del género existen varias Menthas conocidas, la hierbabuena o simplemente menta verde (Mentha spicata o Mentha viridis) o la menta poleo (Mentha pulegium). El género se compone de unas 20 especies.

La menta comercial común es Mentha piperita, un híbrido con unas hojas grandes, de borde dentado y de un color verde intenso

La menta comercial común es Mentha piperita, un híbrido con unas hojas grandes, de borde dentado y de un color verde intenso

Descripción: las mentas son plantas herbáceas con hojas verdes todo el año. Tienen un porte que puede llegar a rondar el metro de altura. Sus raíces penetran poco en la tierra pero tiene unos rizomas desde los que puede regenerarse y de los que se vale para ir expandiéndose hasta dominar todo el terreno posible (lo que las hace ideales para hacer planteles). Las hojas salen en el tallo de dos en dos en posición opuesta. Su morfología es lanceolada o redondeada siendo bastante normal que el borde sea dentado o serrado. Su nervadura reticulada pennada es típica de la división taxonómica Magnoliopsida, a la que pertenece.

Sus flores son pequeñas y se ubican en una inflorescencia apical que salen, dependiendo de la especie, desde mediados de primavera hasta principios de otoño. Presentan colores entre el rosa o el púrpura y el blanco. Como buena representante de las labiadas , las flores de las especies del género Mentha tienen dos labios y cuatro lóbulos. Cuando se fecunda produce un fruto con entre 1 y 4 semillas. El tallo de las mentas es cuadrado como ocurre en varias plantas aromáticas, por lo que se usa como carácter diagnóstico para la familia.

Todas las mentas son aromáticas, tanto sus hojas como flores desprenden un agradable olor que puede ser mentolado hasta llegar a matices del limón, como el de la menta limonera (Mentha citrata).

Distribución y hábitat: Las mentas son originarias de la cuenca mediterránea de Europa y Asia central y occidental. Desde donde se extendieron hasta el norte de África y hasta Japón. También han sido introducidas en América por la acción del ser humano.

Usos humanos: Las mentas se usan por sus aceites esenciales como aromatizantes y saborizantes de muchos alimentos y por sus cualidades digestivas y refrescantes se utiliza de forma tradicional en medicina. Esto es debido a su principal componente activo, el mentol. Un alcohol secundario que funde (se evapora) sobre los 40ºC.

El mentol produce una sensación de frío en la boca y las vías respiratorias. Actualmente se consigue de forma industrial mediante procesos químicos. La mayoría de productos bucales para dar frescor al aliento y demás se basan en este compuesto.

Las mentas no están consideradas en ninguna categoría de preocupación de conservación por la UICN.

Híbridos: Además de las especies descritas existen alrededor de una docena de especies híbridas formados por los cruces entre dos especies verdaderas, siendo la más importante la Mentha x piperita, también conocida por su anglicismo pipermín, que surge del cruce de la menta acuática (Mentha aquatica) y la hierbabuena (Mentha spicata).

Para saber más sobre la menta piperita, la menta poleo o la hierbabuena puede leer el artículo que le dedicamos a ellas aquí, aquí y aquí.

Categorías: Botánica

4 comentarios para “Menta”