Biología

Inicio Botánica El cornejo, corno o cerezo silvestre

El cornejo, corno o cerezo silvestre

Publicado por Ramón Contreras

Los cornejos son uno de esos árboles que se distribuyen por todo el hemisferio norte y que probablemente haya sido utilizado por los primeros pobladores humanos en toda su extensión geográfica como fuente de alimento. Son un grupo de árboles que están adaptados al frío y que florecen a finales de la estación fría, que será diferente para el cornejo macho (Cornus mas) típico del mediterráneo que para el cornejo siberiano (C. alba).

Filogenia e historia evolutiva: el género Cornus, en el que se agrupan todos los cornejos, es muy diverso e incluye cerca de 50 especies diferentes y algunos híbridos interespecíficos. Las diferentes especies se agrupan en los subgéneros Chamaepericlymenum: 2 especies, los cornejos enanos, Benthamidia: las 5 especies de cornejos floridos, Swida, con 30 especies y Cornus con 5 especies ) en función del color y la forma de su inflorescencia y su fruto. Es un género con mucha identidad que da nombre a su vez a la Familia Cornaceae de la que representan el 50% de las especies, el resto se distribuyen en dos géneros (Davidioideae y Mastixioideae) mucho menos diversos y menos exitosos puesto que todas las plantas son exclusivas de Asia continental. Cornaceae a su vez forma parte del Orden Cornales de la Clase Magnoliopsida (las dicotiledóneas) dentro de la División Magnoliophyta (las plantas con flor).

Descripción física: Todas las plantas de la familia Cornaceae se caracterizan por ser arbustos (subgénero Swida, Chamaepericlymenum, Benthamidia) o árboles de 3 o 4 metros (Cornus) de hojas enfrentadas, simples y vistosas (verde brillante), que se pierden anualmente (recordemos que están adaptadas al frío del hemisferio Norte). Sus flores se agrupan en racimos o cimas con sus órganos en número de 4 (pétalos, estambres y pistilos) y el color varía dependiendo del subgénero pueden ir de blancas y amarillas hasta verdes (acompañadas de brácteas grandes y blancas). El fruto es también muy diverso dependiendo de la especie, una drupa de hasta 4 cm con hueso en el centro, de color entre blanco, rojo y azul casi negro, que crecen en racimos con más o menos pedúnculo.

Distribución y hábitat: El género Cornus se ditribuye en todo el hemisferio norte a ambos lados del océano. La especie más al sur es C. peruviana, en América central y los Andes. Encontramos un representante del género en Japón (C. officinalis) y una especie que se encuentra a ambos lados del atlántico en el norte de Europa y de Norteamérica C. suecica, que es capaz de hibridar con C. canadensis, exclusivo del continente americano. La mayoría de especies se distribuyen desde Siberia hasta el mediterráneo y Asia meridional, pero no bajan por Indonesia o África.

Interacción con el ser humano: Aunque sus frutos son comestibles no es un árbol que se cultive especialmente por su fruto. Existen cultivares con propósito agrícola en algunos países pero su comercialización es marginal. Se emplean principalmente para hacer mermeladas o postres regionales. Sin embargo, como planta ornamental muchas de sus especies (subgénero Benthamidia) han resultado ser de interés. El color brillante de sus hojas y sus menudas flores en racimo son apreciadas en jardinería. Además, el color de los vástagos rojos o amarillo brillantes les otorgan un atractivo color durante los meses sin flores ni hojas.

Categorías: Botánica