Biología

Inicio Botánica La planta del tabaco

La planta del tabaco

Publicado por Ramón Contreras

La planta del tabaco es conocida por sus hojas que secadas y quemadas se inhala el humo que desprenden. Su contenido en nicotina (un alcaloide como la cocaína o la cafeína) provoca la liberación en el cerebro de dopamina (una de las hormonas que controla el humor, la atención y el aprendizaje), lo que da una sensación estimulante y de placer. Pero la nicotina al bloquear los receptores de acetilcolina estimula la creación de más receptores que fomentarán la necesidad de volver a fumar. Puedes aprender más en nuestros artículos sobre los receptores nicotínicos aquí y aquí.

Filogenia e historia evolutiva: la planta del tabaco recibe el nombre binomial de Nicotiana tabacum. Pertenece a la Familia taxonómica de las solanáceas (Solanaceae), que comparte con la patata, los pimientos o el tomate, por ejemplo. Así mismo pertenece al Orden de las Solanales dentro de la Clase Magnoliopsida de la División Magnoliosida. El género Nicotiana comprende unas 40 especies, siendo la Nicotiana tabacum la más famosa. Aunque hay que destacar a Nicotiana Benthamiana, una planta similar al tabaco muy utilizada en el laboratorio como especie modelo de solanáceas.

La planta del tabaco fue descrita por Linneo, del que vemos su ilustración de las flores y frutos.

La planta del tabaco fue descrita por Linneo, del que vemos su ilustración de las flores y frutos.

Descripción: la planta del tabaco es una hierba perenne de tamaño medio, entre el medio metro y los dos. bajo el suelo presenta una raíz principal muy larga, donde se sintetiza la nicotina que viaja hasta las hojas, donde se acumula. El tallo es viscoso debido a las secreciones. El tallo es circular y en el extremo terminal aparecen varias ramas con gran densidad foliar. Las hojas miden más de 30 centímetros de largo y tienen forma ovalada tirando a lanceolada, al igual que el tallo también son viscosas al tacto. Debido a la concentración de nicotina en las hojas, despiden un olor un poco narcótico.

Su estructura reproductiva incluye flores de ambos sexos en el mismo individuo. Las flores, que aparecen en verano, son de estructura simétrica. Sus 5 pétalos están fusionados formando una trompeta. Dependiendo de la variedad presentan una coloración desde el blanco verdoso al rosa. La polinización la llevan a cabo insectos, abejas y mariposas principalmente. La floración comienza en primavera y puede alargarse hasta las primeras heladas.

Distribución y hábitat: la planta del tabaco es originaria del Sur del continente americano. Concretamente de la cordillera andina. Cuando llegaron los conquistadores europeos al Nuevo Mundo el cultivo de tabaco ya estaba bastante extendido en América. Las primeras semillas que llegaron a Europa se sembraron en las cercanías de la ciudad española de Toledo, desde donde se extendió al resto de Europa y el Mundo.

Interacción con el ser humano: en la década de 2010 la producción de tabaco superó los 7 millones de toneladas de peso seco. China es el principal productor de tabaco con unas 3 toneladas en 2010, seguida por Brasil y la India. Los países africanos exportadores como Zimbabwe no llegan a la producción de estos países en desarrollo. En los países desarrollados, los países consumidores, la producción de tabaco ha disminuido en el último medio siglo. Paradójicamente China no solo está aumentando su producción sino también su consumo siendo el principal país consumidor. Según datos de la FAO el consumo por país está descendiendo a nivel mundial. Según la UICN la planta del tabaco silvestre, ni sus variedades están en estado de conservación peligroso, más bien todo lo contrario, si cultivo está desplazando plantas y cultivos autóctonos en pos del mayor beneficio económico del tabaco.

Categorías: Botánica