Biología

Inicio Botánica Árbol de jade, una planta crasa ornamental originaria de Mozambique

Árbol de jade, una planta crasa ornamental originaria de Mozambique

Publicado por Ramón Contreras

Es muy posible que si te nombran Crassula ovata no te suene de nada, tal vez te suele un poco más el árbol de jade. Aunque a mucha gente no le sonará seguro que ha visto la planta en más de una casa o sitios ornamentales. Esta planta originaria de la zona de Mozambique se ha extendido por todas las regiones templadas del planeta de mano del ser humano debido a su resistencia y a la falta de cuidados con la que se mantiene. Aunque no soporta bien las heladas y el exceso de agua puede matar la planta, sin dua es una gran elección para jardines e interiores. El género da nombre también a la Familia Crassulaceae.

Filogenia e historia evolutiva: El arbol de jade recibe el nombre de Crassula ovata, es por lo tanto una de las 620 especies del género Crassula, uno de los más usados para la decoración y jardinería. La Familia Crassulaceae tiene 1400 especies en 35 géneros, por lo que se ve la importancia del género dentro de la familia. Todas ellas se encuentran dentro del Orden de Saxifragales, de la Clase Eudicotyledonaeae, las dicotiledóneas, que pertenecen a la División Magnliophyta, las plantas con flor del Reino Plantae.

Descripción física: El árbol de jade es una planta crasa. Tanto sus hojas como su tronco acumulan agua. Las hojas de forma aovada son gruesas y no tienen nervios, carecen de pedúnculo y crecen por pisos opuestas de dos en dos. Los tallos suculentos de color verdoso cuando son jóvenes están formados por una materia poco fibrosa o leñosa -por lo que se parten fácilmente-, que adquiere tonos grisáceos cuando envejecen. Puede alcanzar un tamaño máximo de 2 metros aunque mantienen un porte arbustivo. Florece en condiciones de sequía en otoño y principios de invierno -si llueve o se riega no florecerá-. Presenta unas pequeñas flores blancas o rosas con 5 pétalos y 5 estambres.

Distribución y hábitat: Como ya hemos adelantado estas plantas resisten muy bien el calor, la sequía e incluso son ligeramente tolerantes con la sal. Por el contrario son muy sensibles al frío -puede resistir alguna helada breve y ocasional siempre que el suelo drene rápidamente el agua-y al encharcamiento, el exceso de agua pudre las hojas y los tallos. En cuanto a la luz le bastan unas 4 horas de luz durante el invierno, por lo que puede crecer la sombra. Además de Mozambique se encuentra en otras regiones del sur de África en zonas montañosas y rocosas de baja pluviosidad.

Interacción con el ser humano: No tiene ningún valor nutricional para el ser humano ni para los animales que emplea. Sin embargo, su uso ornamental ha hecho que se extienda por el mundo, sin llegar nunca a colonizar los climas en los que se introduce. Su reproducción asexual por esquejes de hojas y tallo hace que sea muy fácil de reproducir para los invernaderos y pr lo tanto especialmente apta para su comercio. Se han creado diferentes variedades para el cultivo como C. ovata gollun, que tiene las hojas en forma de tubos de órgano.

Categorías: Botánica