Biología

Inicio Botánica La nuez del nogal

La nuez del nogal

Publicado por Ramón Contreras

La nuez del nogal no es una nuez. Los cánones botánicos rigen la denominación de los frutos y los agrupan en bayas, drupas, hesperidios, pomo, etc. Estos grupos se diferencian en el origen del fruto, que estructura es carnosa o como se abre para dejar salir la semilla. Según estos criterios la nuez, el fruto del nogal, es una Trima. Mientras que el fruto del avellano, el castaño y la encina o el roble son técnicamente el tipo de fruto que debe denominarse como nuez. Puedes leer más sobre las características del fruto denominado Nuez en botánica en el siguiente artículo aquí . Ahora veamos las características definitorias del nogal y sus nueces.

El fruto se abre para dejar caer la semilla

El fruto se abre para dejar caer la semilla

Filogenia e historia evolutiva: el nogal común recibe el nombre científico de Juglans regia. Ésta junto con unas 20 especies aceptadas conforma el género Juglans, aunque se han descrito hasta 150, muchos de ellos híbridos interespecíficos. Todos ellos pertenecen a la familia Juglandaceae, incluida en el Orden de las Fagales, de la clase taxonómica Magnoliopsida de la División Magnoliophyta. El estudio comparativo de secuencias de ADN ribosómico divide a este género en cuatro secciones, el nogal común pertenece a la sección Juglans, originaria del sudeste de Asia y oeste europeo.

Descripción: el nogal es un árbol caduco de gran porte, alcanzando los 30 metros de altura. Su copa es redondeada, espesa y produce una buena sombra. Su tronco es corto. Puede llegar hasta casi los dos metros de diámetro. De él largas y gruesas ramas salen para formar su copa. Sus grandes hojas, de hasta 26 cm de largo, presentan el margen sinuoso y son imparipinadas (se dividen en hasta 9 foliolos, aunque siempre en número negativo). Un mismo árbol presenta flores de ambos sexos (son monoicos). Las flores masculinas forman amentos, inflorescencias alargadas. Los sépalos y las brácteas están soldados, formando una estructura lobulada con entre 4 y 16 de ellos. Presentan hasta 100 estambres. Las flores femeninas se agrupan en racimos con sépalos algo menos soldados que en las flores masculinas, con dos carpelos por flor. La nuez es una drupa, concretamente una trima dehiscente (se abre sola, soltando la semilla al madurar).

Distribución y hábitat: los nogales son originarios del suroeste asiático. Ha sido cultivado en muchos climas tanto en Europa,África como en América, siendo especialmente reconocidas las nueces del clima mediterráneo de estos continentes. Son propios de climas templados o fríos. El nogal necesita un gran aporte de agua y de humedad en el suelo. A diferencia del nogal negro prefiere los suelos algo ácidos (con pH rondando el 5 o 6).A nivel de insolación requiere mucho sol para crecer, por lo que es común verlos en praderas alejados de otros árboles. En invierno aguanta las bajas temperaturas pero prefiere los veranos cálidos.

Interacción con el ser humano: Juglans regia es la especie de nogal con mayor interés comercial. Las nueces por sus cualidades nutricionales y dietéticas tienen un alto valor económico. Es rica en ácidos grasos, como omega 3, que parece ser que ayudan a disminuir el exceso de colesterol. Por otra parte la madera, sin ser de la calidad del nogal negro (Juglans nigra) posee grandes cualidades y su uso es común en ebanistería. Según la clasificación del UICN el nogal en estado silvestre se encuentra en estado de preocupación menor de amenaza de extinción.

Categorías: Botánica

Un comentario para “La nuez del nogal”