Biología

Inicio Botánica, Ecofisiología, Ecología Importancia ecológica de la variación en la tasa de crecimiento relativo

Importancia ecológica de la variación en la tasa de crecimiento relativo

Publicado por Marlene

Se ha observado que las especies con una tasa de crecimiento relativo (RGR por sus siglas en inglés) intrínsecamente baja se presentan con mayor frecuencia en entornos pobres en nutrientes, mientras que las especies con un crecimiento intrínsecamente rápido se encuentran en entornos menos estresantes ricos en nutrientes o en hábitats ruderales.

Esto también puede ser cierto para hábitats con otros tipos de estrés, aunque la evidencia no siempre es sólida. En un entorno ruderal, con un alto suministro de nutrientes y una baja intensidad de competencia, una planta puede acercarse a su RGR máxima. Una RGR alta puede ser ventajosa en tales casos, ya que permite que una planta alcance rápidamente una biomasa alta y complete su ciclo de vida. En general, sin embargo, las plantas en su hábitat natural nunca alcanzarán una tasa de crecimiento cercana a su RGR potencial y se puede cuestionar en qué medida la selección ha sido para una RGR alta per se.

Independientemente de encontrarse en ambientes más favorables las plantas siempre se encuentran sometidas a alguna clase de estrés o al menos no cuentan con todas las condiciones ambientales óptimas para alcanzar sus máximas tasas de crecimiento. En un ambiente controlado, se pueden calcular los óptimos de temperatura, humedad, nutrientes, competencia, etc y brindárselos a la planta para que alcance su RGR potencial. En la naturaleza la mayoría de las veces esto no es posible, por lo que las plantas se encuentran limitadas y no alcanzan su RGR potencial máximo.

La correlación observada entre RGR y el hábitat natural puede deberse a una selección de uno o más rasgos subyacentes a la RGR. Dada la fuerte correlación entre la RGR y el area foliar específica (SLA por sus siglas en inglés, es la relación entre el área de la hoja y su masa), es probable que este sea un factor clave.

Las diferencias inherentes en el SLA generalmente se conservan bien sobre los hábitats, el ejemplo más notable son las hojas de los árboles de hoja perenne, que tienen un SLA considerablemente más bajo que el de las especies de hoja caduca en todas las condiciones de crecimiento. Además, el SLA se correlaciona fuertemente con un conjunto de características fisiológicas y químicas: las especies con alto nivel de SLA tienen altas concentraciones de compuestos citoplásmicos / vacuolares como proteínas, minerales y ácidos orgánicos, mientras que las especies con bajo nivel de SLA tienen más compuestos de la pared celular, especialmente la lignina, y acumulan compuestos fenólicos más solubles. Tales hojas son más duras y menos atractivas para los herbívoros. Por lo tanto, tienen una vida útil más larga.

Lo más probable es que estas características se reflejen debajo del suelo, con una menor rotación de raíces para las especies de crecimiento lento. Como consecuencia, estas plantas pierden menos de sus nutrientes acumulados en hojas y raíces. En los hábitats ricos en nutrientes esto puede ser de poca importancia. Sin embargo, en los hábitats pobres en nutrientes, las plantas que retienen sus nutrientes durante un tiempo prolongado tienen una capacidad competitiva más alta que las plantas que cambian sus hojas con más frecuencia.

Categorías: Botánica, Ecofisiología, Ecología