Biología

Inicio Botánica Gladiolo

Gladiolo

Publicado por Ramón Contreras

Los gladiolos o espadillas son un conjunto de especies naturales e híbridos que se cultivan como planta ornamental. Siendo de importancia comercial los híbridos que se han ido cultivando y mejorando mediante cruces entre diferentes especies desde hace dos siglos, aunque hace más de 2000 años que se utilizan como planta ornamental.

Filogenia e historia evolutiva: los híbridos comerciales han empezado a producirse desde 1823, cuando se cruzó el primero. El género Gladiolus pertenece a la Familia Iridaceae, del Orden de las Asparagales (que comparte con orquídeas y espárragos entre otros), Clase Liliopsida y División Magnoliophyta. El género comprende unas 200 especies siendo su mayoría de África austral, el 75% de ellas, por lo que se considera que esa es la zona donde se originó el género Gladiolus. Depende del autor los géneros Homoglossum, Acidanthera, Anomalesia y Oenostachys se incluyen dentro del género Gladiolus, sumándole unas 100 especies más.

El color de las flores depende de las especies que se crucen para hacer los híbridos.

El color de las flores depende de las especies que se crucen para hacer los híbridos.

Descripción: los gladiolos son plantas herbáceas que durante el invierno desaparecen de la superficie del suelo, quedando solo un tallo subterráneo o cormo, del que rebrotará en primavera para dar flores en agosto. Los tallos alcanzan desde los 30 cm hasta el metro de altura, dependiendo de la especie y las condiciones del medio. Las especies de gladiolo presentan tallos aplanados y hojas ensiformes, en forma de espada, paralelinervas y lanceoladas. Las flores apicales entre 12 y 20 son hermafroditas y no se diferencian los pétalos de los sépalos (el conjunto se denomina tépalos) son un total de 6, fusionados por la base con forma tubular. El androceo son 3 estambres unilaterales y el estilo es trífido. Generan un fruto con tres valvas y semillas aladas.

Polinización: las plantas del género Gladiolus son polinizadas por insectos, abejas, moscas o escarabajos, cada especie de gladiolo varia los colores y manchas de sus hojas para atraer a sus polinizadores. Además también cambian la recompensa, polen o néctar, tanto en su cantidad como en su concentración para adaptarla al gusto de sus polinizadores.

Distribución y hábitat
: la mayor diversidad del género se encuentra en el sur de África. Además el género se encuentra en la zona mediterránea de Europa, norte de África y oriente próximo de forma natural. El gladiolo puede crecer en diversos hábitats, soportando temperaturas que ronden los 5 grados durante el invierno (cuando no tiene parte aérea). Durante la primavera necesita grandes cantidades de sol para crecer. La floración se da cuando los días son más largos, con doce horas de sol. No necesita mucho agua para crecer, aunque el aporte hídrico mejora la floración. No son unas plantas que requieran un suelo muy específico, si bien tiene que estar bien drenado. Dependiendo de su coloración foliar suelen tener mayores requerimientos de magnesio, hierro o calcio.

Interacción con el ser humano: el gladiolo se cultiva desde época griega. De hecho, su nombre es el diminutivo de gladius, la espada romana a la que se parece. Además se le daba gladiolos a los gladiadores que ganaban en la arena. Cultivo: los híbridos de gladiolo están muy extendidos por todo el mundo como planta ornamental, normalmente como flor cortada. Una vez acabada la temporada puede retirarse el cormo para volverlo a plantar al año siguiente. No es aconsejable dejarlo en tierra puesto que así podría ser atacado por hongos.

Categorías: Botánica