Biología

Inicio Botánica Brácteas, las hojas que acompañan a las flores

Brácteas, las hojas que acompañan a las flores

Publicado por Ramón Contreras

Las brácteas son unos órganos propios de las plantas angiospermas (con flor). Acompañan a las flores otorgando protección a la flor inmadura. Las brácteas son un órgano foliáceo, aunque no se parecen morfológicamente a las hojas, siendo más parecidas a los sépalos, a los que acompañan. Dependiendo de la especie las brácteas pueden ser verdes o adquirir otro color al madurar la flor, como amarillo o naranja. A pesar de ser verdes, como el resto de hojas su aporte energético mediante la fotosíntesis es mínimo comparado con las hojas auténticas.

Esquema de las Bracteas en una flor de dicotiledonea.

Esquema de las Bracteas en una flor de dicotiledonea.

Las brácteas se sitúan justo por debajo de los pétalos de las flores de forma muy estrecha. La mayoría de flores, durante su desarrollo, están completamente cubiertas por las brácteas, que la protegen de los ataques de insectos y ambientales, hasta el momento adecuado para que se abra la flor y de comienzo la polinización. El tamaño de estas hojas modificadas varia con las especies y pueden ser de un tamaño superior a la flor o más pequeños, quedando reducidos en comparación con la flor abierta.

Las brácteas son hojas modificadas y se diferencian de estas en forma, color y tamaño. Nacen de la base de las flores, el pedúnculo y alcanzan su máximo desarrollo antes que las flores. Estas hojas no forman parte de la parte vegetativa de la planta, pues se incluyen entre las estructuras florales, aunque funcionalmente no están relacionadas con la reproducción de los vegetales.

Uno de los ejemplos más claros de brácteas de otro color y tamaño respecto a las hojas vegetativas lo encontramos en la planta de Navidad o poinsetia (Euphorbia pulcherrima). Esta planta ornamental tiene en realidad unas flores muy pequeñas y son las brácteas, grandes y rojas, las que con frecuencia se confunden con los pétalos de las hojas. Puedes leer más sobre esta planta navideña en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente). Aunque no es el único ejemplo de plantas con flores que han adoptado la estrategia de modificar el color de sus brácteas para atraer a los polinizadores. Otro ejemplo lo encontramos en las buganvilias (todo el género Bougainvillea), otras plantas ornamentales comunes en paredes de jardines. Estás enredaderas forman una falsa flor con 3 brácteas de colores que van de los púrpuras a los rosas, dependiendo de la especie y el cultivar.

El conjunto de las brácteas se denomina involucro y se encuentra o bien la base de la flor o del capítulo o umbela dependiendo de cada grupo taxonómico. Las brácteas pueden formar uno o varios pisos que se superponen alrededor de la flor.

En las Asteráceas o compuestas (Astaraceae), grupo taxonómico cuyas inflorescencias se denominan capítulos y que no presentan pedicelo, las brácteas se encuentran acompañando a cada una de las flores sésiles y alrededor de todo el capítulo. Anatómicamente las brácteas de las plantas compuestas, que se caracterizan por su pequeño tamaño, también pueden denominarse páleas. Del mismo modo en las plantas con umbela, otro tipo de inflorescencia en racimo, pero esta vez con peciolo, se encuentran en la base de la umbela o bien, si la umbela es compuesta, en la base de la umbela y de las umbélulas, las pequeñas umbelas que componen la umbela compuesta.

Categorías: Botánica