Biología

Inicio Botánica Los carpelos en las flores femeninas

Los carpelos en las flores femeninas

Publicado por Ramón Contreras

Los capelos forman la parte femenina de las plantas angiospermas. Son hojas altamente modificadas durante la evolución para cambiar completamente su conformación y función. Las hojas son la unidad de construcción de las plantas. Sin embargo, muchas especies del Reino Plantae han desarrollado unas hojas especializadas y con grandes variaciones en su morfología, color, olor y en definitiva son tan diferentes que hasta que no se ha estudiado como se desarrollan a nivel genético no se ha sabido que las flores son hojas modificadas. Algunos ejemplos de hojas modificadas son los zarzillos, las espinas o los carpelos que nos traen aquí.

Las plantas tienen sistemas reproductores complejos, con dos sexos a veces presente en el mismo aparato reproductor y alternancia haploidía y diploidía. Muchas de ellas tienen flores para atraer polinizadores a su sistema reproductor que se sitúa en el centro de la flor, las angiospermas. La nomenclatura de los carpelos es un poco complicada. Para entenderlo hay que ver las partes del aparato reproductor femenino de las angiospermas. El pistilo es la unidad femenina de reproducción. Es una estructura vegetal que tiene forma de botella y contiene el ovario en su interior, el cuello de botella recibe el nombre de estilo y el agujero por el que entrará el gameto masculino es el estigma. Un pistilo puede estar formado por uno o más carpelos dependiendo del grupo vegetal. El uso de carpelo o pistilo es indiferente en algunos descriptores botánicos, mientras que otros diferencian claramente los niveles de la estructura. Es por eso que es importante conocer estos términos para saber cuando son intercambiables y cuando no.

Dos o más carpelos pueden fusionarse, formando un pistilo y cada una de sus partes. En ocasiones los carpelos no están completamente fusionados y puede verse la zona de unión. Otras veces la unión de varios carpelos es muy poco visible y otras un solo carpelo forma el pistilo entero (ovario, estilo y estigma). En los carpelos pueden observarse tres nervios. Uno central y dos laterales. Los óvulos se formarán sobre la superficie de los carpelos que darán el ovario cerca de los nervios laterales. Los carpelos sobre los que se forman las macrósporas o esporas femeninas pueden considerarse megasaporófilos, pero hay que admitir que esto ya es complicar mucho la nomenclatura. El ovario es el que con más frecuencia está formado por varios carpelos. Cuando todos los carpelos intervienen por igual en la formación de todas las partes, ovulo, estilo y estigma se dice que es un sistema sincárpico o una flor sincárpica.

Finalmente, el gineceo es el conjunto de todos los carpelos y el conjunto de todos los pistilos. Es como se denomina el aparato reproductor femenino en su totalidad. Cuando los carpelos de un mismo gineceo están fusionados se dice que es una flor gamocarpelar o sincárpica y cuando no están fusionados se denomina dialicarpelar o apocárpica.

En resumen, un carpelo es una hoja modificada que formará la parte reproductiva femenina en flores. Uno o varios carpelos formarán la estructura del pistilo (ovario, estigma y estilo) y uno o varios carpelos (a veces como sinónimo de pistilos) formarán el gineceo.

Categorías: Botánica